Acoso Callejero: una realidad para las mujeres guatemaltecas

El 25 de noviembre de 2019 la jefa de bancada del partido político  “Encuentro por Guatemala”, Nineth Montenegro presentó en el Congreso de la República de Guatemala la iniciativa 5658 denominada “Ley contra el Acoso Callejero y otras formas de Violencia contra la Mujer” con el objetivo visibilizar, prevenir y erradicar cualquier tipo de violencia contra la mujer, específicamente, el acoso sexual callejero que sufren diariamente las mujeres guatemaltecas.

Sin embargo, no es la única que existe respecto a este tema. La iniciativa más antigua fue presentada en el 2002 y ni siquiera obtuvo un dictamen que permitiera su discusión.

Y estas iniciativas lamentablemente no surgen de la nada. Existen datos como los del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCACGT) que visibilizan la magnitud de esta problemática. De acuerdo a la organización, “El acoso callejero ocurre principalmente en las calles y el transporte público, el 95% de las personas que acosan son hombres mientras que el 96% de las personas que lo sufren son mujeres, en su mayoría entre 20 y 36 años de edad, siendo los piropos, que son expresiones no solicitadas y violentas, el tipo de acoso más recurrente”.

Es importante reflexionar y darnos cuenta que el acoso callejero es una forma de ejercer violencia y no debemos normalizarlo. Esta reflexión del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) nos acerca a la realidad y expone algunas consecuencias que sufren las víctimas.

Fuente: Instituto Municipal de las Mujeres

Un piropo, insultos, palabras de contenido sexual, insinuaciones, gestos, persecuciones, que toquen tu cuerpo sin consentimiento, que seas acorralada e incluso obligada a observar masturbaciones o exhibición de genitales en la vía pública son manifestaciones de acoso. 

¿Y por qué hablo en femenino? Porque las cifras no mienten, los hombres son los acosadores en mayor porcentaje. 

Lamentablemente en Guatemala no existen planes de prevención, campañas de sensibilización y/o de educación y mucho menos leyes para prevenir o sancionar acoso callejero. 

Por parte del Gobierno de Guatemala en conjunto con la Policía Municipal (PMT) y la Dirección de Movilidad Urbana (DMU) únicamente se conoce una campaña que buscaba sensibilizar y educar a los usuarios del sistema de transporte público, específicamente del Transmetro. 

Esta fue difundida por medio de videos como el anterior y materiales impresos. No obstante, no se hizo nada más al respecto. Los niveles de acoso callejero no han disminuido y tampoco se tomaron en cuenta otros espacios en los que pueden ocurrir este tipo de violencia. Como por ejemplo, parques, pasarelas, callejones, banquetas, etc. 

Fuente: Municipalidad de Guatemala

Por otro lado, si alguien quisiera denunciar que fue víctima de acoso callejero podría presentarse en el Ministerio Público, quienes deben realizar el proceso de investigación y presentar la acusación ante un juez. “Sin embargo, es muy difícil que tomen este tipo de denuncias. Porque en Guatemala, el acoso callejero no es delito tipificado en el código penal, por lo que en estos casos lo toman como violencia psicológica o agresión sexual”, de acuerdo a una explicación que obtuve al ponerme en contacto con el Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCACGT).

Por lo tanto, es importante:

A pesar de la falta de leyes y de la poca importancia que se le da al tema, es importante resaltar que hay dos organizaciones que hacen una gran labor para apoyar a las mujeres del país, por ejemplo, CatCalls of Guatemala. Un movimiento internacional liderado por jóvenes comprometidas a ponerle fin al acoso callejero a través del arte con yeso, la educación y los medios digitales.

Las actividades del movimiento abarcan 6 continentes, 49 países y 150 ciudades. Y el colectivo se dedica a escribir historias de acoso en los lugares donde ocurrieron junto con el hashtag #stopstreetharassment usando tiza y luego lo publican en sus redes sociales para estimular el diálogo y compartir las historias de las víctimas.

Y por otro lado se encuentra el Observatorio contra el acoso callejero Guatemala (OCAC GT). Que es parte de la red de Observatorios de Latinoamérica y el colectivo busca evidenciar el acoso callejero con el propósito de recuperar los territorios que han dejado de ser seguros. Además, han realizado mapeos de Acoso Callejero, los cuales han ayudado a evidenciar más la situación que viven las mujeres guatemaltecas y han aportado datos significativos de acoso callejero.

Y por otro lado se encuentra el Observatorio contra el acoso callejero Guatemala (OCAC GT). Que es parte de la red de Observatorios de Latinoamérica y el colectivo busca evidenciar el acoso callejero con el propósito de recuperar los territorios que han dejado de ser seguros. Además, han realizado mapeos de Acoso Callejero, los cuales han ayudado a evidenciar más la situación que viven las mujeres guatemaltecas y han aportado datos significativos de acoso callejero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más