Amores tóxicos

¿Cuántas veces no hemos dicho “amiga, date cuenta”? ¿O cuantas veces lo hemos escuchado? Parece ser muy cliché. Sin embargo, es una frase que nos da vueltas en la cabeza… Las relaciones tóxicas existen y aunque no es fácil estar o salir de ella, tampoco es imposible.

Somos y hemos pertenecido a esas generaciones que desarrollan un concepto de amor basado en novelas, películas románticas llenas de dramas, tensión y abuso. Las mujeres en su mayoría son representadas por mujeres sumisas, mujeres permisivas o bien sin importar el género, la historia de amor perfecta según el cine es “doblegarse y permitir”.

Si bien las redes sociales nos permiten aprender, coincidir y mejorar parte de las relaciones inter e intrapersonales, son un medio que nos puede llegar a construir de manera negativa el concepto del amor.

“Relación” hace énfasis en la comunicación y concentración de individuos impulsados por interacciones, mutualidad y correspondencia en aspectos emocionales, físicos, sexuales. Pero, ¿Cómo identificar qué tipo de relación tengo con mi pareja o personas cercanas? ¿Qué tipo de “banderas rojas” puedo observar en mí y en otros?

Hoy hablaremos de las relaciones tóxicas y cómo estas pueden llevarte a desconectarte de la realidad. Sin importar la edad o etapa de la vida, se puede ser víctima de una relación tóxica.

Banderitas rojas

Henn Kim

Vamos a denominar a estas como los aspectos que desgastan al individuo, minimizando sus actos, palabras o acciones hasta el punto de detonar violencia y/o sumisión.

Según el psicólogo Manuel Escudero, las relaciones tóxicas se basan en 6 aspectos que en su mayoría son confundidos con muestras de amor y cariño, siendo estos aplicados gradualmente por quien abusa. Encontramos:

  • Falta de respeto
  • Celos
  • Control excesivo
  • Manipulación
  • Violencia
  • Mala comunicación

Dichos aspectos, llevan al individuo afectado a dudar de su propia percepción, haciéndole creer que su abusador lo hace por “amor”.  Señalando que estos factores no son específicos de las relaciones de pareja, estos se manifiestan en todo tipo de relaciones con las diferentes personas que se convive. Este tipo de experiencia en hombres o mujeres son detonados por nuestras propias necesidades, nuestro ambiente familiar y entorno.

¿Por qué estoy viviendo una relación tóxica?

Henn Kim

Somos humanos, cada uno con potencialidades y caracteres únicos, cada uno con una crianza y educación, padres o madres con antecedentes tanto positivos o negativos y un árbol genealógico extenso. Siendo esta una postura determinativa, hay factores en común que nos llevan a transformarnos en individuos emocionalmente inestables. Individuos que van por la vida como un “imán” atrayendo a personas con carencias emocionales. Para el psicólogo Lozano, las carencias emocionales que permiten vivir una relación tóxica son:

  • Baja autoestima
  • Miedo a la soledad
  • Inseguridad
  • Apego

Es vital reconocer que, aunque somos parte de las situaciones que permitimos, no es culpa de nadie el vivir circunstancias tóxicas, no es necesario “cargar una cruz” todo el tiempo y no permitirse vivir y mejorar. El “amiga, date cuenta” acá pasa a segundo plano, va más allá de no querer “darse cuenta”, no es fácil, pero tampoco es imposible. No importa tu género, tu edad o tus creencias, puedes tomar los siguientes consejos para sobrellevar y actuar ante una relación tóxica:

  • Reconoce que tu relación es tóxica, reconoce que es importante solicitar ayuda profesional
  •  Mantén a tu red de apoyo cerca; esta incluye a amigos, familia, mascotas, terapeutas
  •   Sé consciente de lo que buscas y quieres, no tengas miedo de plantear tus límites y exigencias personales y emocionales
  •  Busca crecer a nivel personal, profesional, espiritual, etc. Haz deporte, ten pasatiempos
  •  Sal de tu zona de confort
  • Sé independiente. Si bien tu pareja se vuelve el centro de atención, tienes que continuar con tus vínculos, no olvides que son parte de tu red de apoyo, nadie que te quiera te hará alejarte de las personas que quieres
  • Las banderitas rojas son REALES: no es la miopía, ni es astigmatismo, si algo no te vibra bonito, CORRE, no permitas nada que te incomode
  •  Háblalo y se claro todo el tiempo
  • Recuerda que no estás solo

Tu salud mental es importante, no te culpes por sentirte agobiado todo el tiempo, las relaciones tóxicas están en todos lados y es nuestro deber alejarnos del problema. Busca ayuda, enfócate en ti, no abandones tus sueños.

¿Has sido víctima de una relación tóxica? Cuéntame, cómo sobreviviste o cómo has estado sobrellevando la situación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más