Apolíticamente, políticos

En una sociedad donde la política permea cada aspecto de nuestra vida, afirmar ser apolítico es una ilusión. Nuestras acciones, desde la abstención en elecciones hasta nuestras interacciones en redes sociales y la selección de medios, reflejan una participación indirecta en el proceso político.

En una sociedad donde la política es omnipresente, muchos de nosotros nos proclamamos apolíticos, alejados de las disputas partidistas y de los debates gubernamentales. Nos convencemos a nosotros mismos de que no nos involucramos en los asuntos políticos, pero la realidad es que nuestra aparente neutralidad es una ilusión. 

Desde las elecciones hasta las decisiones legislativas, estamos constantemente influenciados y afectados por la política. Aunque tratemos de distanciarnos, nuestras acciones y opiniones reflejan una participación indirecta en el proceso político. Esta aparente apatía hacia lo político, puede ser resultado de la desconfianza en los sistemas políticos, la sensación de impotencia o simplemente la falta de interés en los asuntos gubernamentales. apolíticos 

Sin embargo, incluso en nuestra pasividad, estamos tomando decisiones políticas que afectan el curso de nuestra sociedad.

El poder del voto silencioso

A menudo, aquellos que se autodenominan apolíticos consideran que su falta de participación en elecciones demuestra su neutralidad. Sin embargo, la abstención también es una forma de expresión política. Al no ejercer nuestro derecho al voto, estamos dejando que otros decidan por nosotros. 

Esta pasividad puede resultar en la perpetuación de sistemas políticos disfuncionales o en la elección de líderes cuyas políticas no representan nuestros valores. Al no participar activamente, estamos cediendo el poder a aquellos que sí lo hacen, influyendo indirectamente en los resultados políticos. 

Además, la decisión de no votar no nos exime de las consecuencias de las políticas adoptadas por los líderes elegidos, ya que estas políticas seguirán afectando nuestras vidas.

Desde las elecciones hasta las decisiones legislativas, estamos constantemente influenciados y afectados por la política. Aunque tratemos de distanciarnos, nuestras acciones y opiniones reflejan una participación indirecta en el proceso político. Esta aparente apatía hacia lo político, puede ser resultado de la desconfianza en los sistemas políticos, la sensación de impotencia o simplemente la falta de interés en los asuntos gubernamentales. apolíticos 

Sin embargo, incluso en nuestra pasividad, estamos tomando decisiones políticas que afectan el curso de nuestra sociedad.

Foto: Freepik

La influencia de las redes sociales

Aunque afirmemos mantenernos al margen de la política, nuestras interacciones en redes sociales a menudo revelan lo contrario. Compartimos y comentamos publicaciones sobre eventos políticos, expresamos nuestras opiniones sobre políticos y políticas, y nos involucramos en debates en línea. 

Aunque algunos pueden argumentar que esto no es más que una expresión de libertad de expresión, nuestras interacciones en línea tienen consecuencias políticas. Influimos en la opinión pública y contribuimos a la formación de narrativas políticas, incluso si no nos consideramos activistas políticos. Además, la propagación de desinformación y la polarización en línea pueden ser exacerbadas por nuestra participación, lo que afecta negativamente al proceso político y a la cohesión social.

Consumo selectivo de medios

La selección de fuentes de noticias también refleja nuestra posición política, incluso si afirmamos no tener ninguna. Al elegir qué medios consumimos, estamos seleccionando la información que nos llega y, por lo tanto, moldeando nuestras percepciones políticas. Ya sea que optemos por fuentes de noticias tradicionales, redes sociales o medios alternativos, cada elección está influenciada por nuestras creencias y valores subyacentes. 

Esta selectividad en el consumo de medios puede crear burbujas informativas donde solo nos exponemos a puntos de vista que refuerzan nuestras propias opiniones, dificultando la consideración de perspectivas divergentes. Como resultado, nuestra comprensión de los problemas políticos puede estar sesgada, lo que dificulta el diálogo constructivo y la toma de decisiones informada.

Foto: Freepik

La responsabilidad del ciudadano informado

A pesar de nuestra afirmación de ser apolíticos, como ciudadanos tenemos la responsabilidad de informarnos y participar en la vida política de nuestra comunidad. Esto va más allá del simple acto de votar en elecciones. 

Significa educarnos sobre los problemas que afectan a nuestra sociedad, involucrarnos en debates constructivos y responsabilizar a nuestros líderes por sus acciones. Al reconocer nuestra influencia indirecta en el proceso político, podemos tomar medidas para asegurarnos de que nuestras acciones y opiniones estén alineadas con nuestros valores y contribuyan a un cambio positivo en nuestra sociedad. 

Ser apolítico no es una opción válida cuando se trata de construir un futuro justo y equitativo para todos, especialmente en una sociedad que ha sido socavada durante más de tres décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Alcalde, Síndico o Concejal

¿Es el Alcalde o Alcaldesa la “máxima autoridad” en un municipio? NO.La máxima autoridad en un municipio es el Concejo Municipal. Empecemos por conocer cuáles son los elementos de un municipio, tal como lo establece el artículo 8 del Código Municipal:
Leer más
Leer más

¿Cómo funciona la minería en Guatemala?

El origen de la minería recae sobre los habitantes prehispánicos que empezaban a utilizar algunos minerales y rocas para la fabricación de herramientas y artículos ostentosos. Para las sociedades antiguas, la adquisición y transformación de estas materias primas era importante, a tal grado, que actualmente se puede observar el nivel tecnológico
Leer más