Calidad del sueño y salud visual: una conexión que debes conocer

La falta de sueño es un problema común de la actualidad que puede tener graves repercusiones en la salud ocular. Problemas de visión y molestias como la sequedad y el dolor pueden ser síntomas de una mala calidad de sueño. Mejorar los hábitos de sueño no solo garantiza una mirada descansada, sino que también protege la salud ocular a largo plazo, previniendo condiciones como el síndrome del ojo seco.

En una sociedad globalizada e hiperconectada como la nuestra, donde el ritmo acelerado es la norma, todos hemos experimentado alguna vez una noche de sueño deficiente. Los ojos cansados e hinchados, así como las ojeras eventuales, se han convertido en compañeros casi inevitables. Sin embargo, lo que quizás muchos no perciban, es que el sueño de baja calidad no solo influye en la apariencia ocular, sino que también puede tener repercusiones significativas en la visión y la salud de nuestros ojos. 

El sueño de calidad es una necesidad esencial para todos. Lograr la cantidad y calidad adecuadas de sueño es fundamental para preservar tanto nuestra salud física como mental. Debido a una variedad de factores como el estrés, las presiones sociales y la contaminación lumínica, la falta de sueño se ha convertido en un problema de salud pública generalizado, afectando aproximadamente a entre el 10% y el 20% de la población mundial, con una incidencia particularmente notable entre adultos jóvenes.

Las consecuencias a corto plazo del sueño de baja calidad pueden manifestarse en molestias oculares, tales como:

Estas consecuencias a corto plazo pueden ser solo el comienzo de problemas más graves. A largo plazo, la falta de sueño aumenta el riesgo de desarrollar patologías oculares, como el síndrome del ojo seco. Una condición que afecta la superficie ocular y la película lagrimal, impactando la vida de millones de personas en el mundo. Los síntomas incluyen dolor, visión borrosa, fotofobia y ardor ocular, lo que puede resultar en dificultades para llevar a cabo actividades diarias.

La glándula lagrimal desempeña un papel esencial al proporcionar diversos componentes esenciales para la película lagrimal. Cuando la cantidad y calidad de esta película son insuficientes, puede afectar negativamente la calidad de nuestra visión. Diversos estudios científicos han comprobado que la privación de sueño agrava los signos y síntomas del síndrome de ojo seco, al provocar lágrimas hipertónicas, acortamiento del tiempo de ruptura de la película lagrimal y reduciendo la secreción lagrimal. 

Por lo tanto, es esencial mejorar nuestros hábitos de sueño para garantizar una mirada fresca y una visión óptima. La calidad del sueño desempeña un papel fundamental en el cuidado de la salud ocular. Asegurar un descanso adecuado, generalmente entre 7 y 8 horas diarias, es crucial para mantener una buena salud visual. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Graves consecuencias genéticas de la endogamia y el incesto

La endogamia según la Real Academia Española (RAE) es “la práctica de contraer matrimonio entre sí personas de ascendencia común” o “el cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.” Cabe recalcar que, dentro de la endogamia, por supuesto, encontramos también el incesto, que según la RAE es “la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.”
Leer más
Leer más

El suicidio: un problema de salud pública

La base de datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre defunciones da cuenta de más de 10 mil suicidios en los últimos 35 años. Es decir, en promedio 312 personas decidieron quitarse la vida anualmente en Guatemala, desde 1986 hasta 2019, según las boletas de defunción que procesan los registros civiles, antes en las municipalidades y desde 2006 en el Registro Nacional de las Personas (RENAP) pero sin duda no es una cantidad sumamente específica.
Leer más