Ciper labial: en alerta por el pensamiento crítico

Mientras la diplomacia siga siendo el caviar ofrecido como banquete exquisito en ámbitos multifacéticos profesionales; continuará generando el síndrome de la discordia social, y aquello que mantiene con discapacidad de expresión a la raza humana.

De alguna manera u otra, las mentes mediocres impulsan a las mentes creativas y visionarias hacia el éxito. Para buen entendedor pocas palabras bastan

Arcángel (Gastos Largos, 2012).

La reflexión de la carreta vacía dice: 

-Me convertí en adulto. Hasta hoy, cuando noto a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo:

Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace

catholic.net

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico no es una capacidad que venga dada por la mera adquisición de conocimientos. Pensamiento y conocimiento no son lo mismo. Con el surgimiento y la expansión de Internet,  el conocimiento está al alcance de prácticamente todos en el mundo. El problema ya no es el acceso a la información, sino la evaluación de los datos, el análisis crítico. Si hace algunos años el reto era conseguir información, ahora que estamos saturados, el objetivo es determinar cuál es relevante y cuál no.

Fuente: Herrero. J.C. Elementos del pensamiento crítico. Segunda edición. Universidad de Alcalá, 2020.

La era de la “normalidad”

Ante un mundo globalizado y moderno en el siglo XXI, los seres humanos cayeron ante el conformismo que se da en tertulias, foros, conversatorios o charlas presenciales y virtuales, parecido a una “espiral del silencio”. Por lo general, nos da vergüenza o temor expresar nuestras perspectivas o puntos de vista en debates. En consecuencia, nos deja en cierta desventaja por el silencio que generamos y no entrar en una guerra de pensamientos disruptivos.  

Fuente: Elaboración propia, 2024.

Solo hay una manera de evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nada.

Aristoteles

El ser humano moderno, denominado como Homo sapiens, se originó hace aproximadamente 300 mil años en África, pero sus ancestros directos pueden rastrearse hace 2.4 millones de años:

  • Homo neanderthalensis
  • Homo floresiensis
  • Homo heidelbergensis
  • Homo habilis
  • Homo erectus

Fuente: Century Science Smithsonian: National Museum of Natural History

Hasta ese entonces, no poseían el suficiente desarrollo cognitivo. Con el paso de los años, la formación académica ofrecida por el sector público y privado no nos ha convertido en la falsa y mal tildada “super raza” o “especie superior”. 

Como seres humanos, no siempre estamos de acuerdo con las directrices que sentencia este mundo que está de cabeza cada día. Un ejemplo es la llamada “agenda globalista” de las Naciones Unidas. 

Aunado a ello, si te opones a las corrientes literarias escritas por personas o líderes supuestamente “estrictos o correctos”, te pueden tildar de loco o anticuado por no comprender la revolución de personalidad en una era “moderna” y de “debes estar a la moda y seguir al pie de la letra”. 

¿Por qué necesariamente alguien que escribe desde su limbo necesita fuentes o referencias bibliográficas para sustentar dicha teoría o tema controversial? ¡Acaso la veracidad del pensamiento de una persona se basa en la aprobación de la misma raza homosapiens sanguínea!

Fuente: Elaboración propia, 2024.

Saber de libros sin leer

¡Genial! Como adolescentes, jóvenes y adultos, estamos informados por los medios de comunicación masivos sobre lo que pasa a nuestro alrededor, ya que el reportero detalla minuciosamente el tema. 

Personas con verdaderas cuotas de poder político y económico (quienes operan en diversos estratos de la sociedad con fuentes cooperantes y agencias multi transnacionales) buscan la perfección en un humanoide que descarte errores naturales, mismos que los seres humanos poseen. Al mismo tiempo, no pretenden acabar con el hambre, pobreza, desigualdad, contaminación del aire y el agua que afronta el globo terráqueo. A ellos no les interesa o conviene por ningún motivo que sus hormigas despierten.

Estos mismos grupos selectivos son los causantes del colapso humanitario.

Mientras tanto, nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Ritmo que han “normalizado” a tal grado que caemos en el conformismo totalitario. Muchas veces solemos creer que lo sabemos todo por prepararnos de 5 a 10 años con carreras o cursos. 

Al abordar temas que desconocemos y no son de nuestras áreas de intervención, pero estamos empapados a través de nuestras vivencias, poseemos cierto grado de acierto en una de ellas.

Más allá del sistema solar y la Vía Láctea, dudamos de nuestra existencia y de un “dios” que controla nuestra alma y espíritu. A cierto grado de idiotez, las personas han llegado a pensar que si realmente somos descendientes de los extraterrestres o parientes de los simios.

Particularmente, la mente humana se va encaminando al horizonte invisible del perfeccionismo. De tal manera que ya no distinguimos lo que es bueno y lo que es malo: “si me lo dijo Pepito o me lo dijo Jaimito”.

Saber de libros sin leer

La ortografía y la gramática son un tipo de caballito de Troya para quiénes buscan una desventaja en la forma que se expresa otro al momento de escribir por un chat o un informe.

Debemos de no caer en el error de veracidad malinterpretada.

“El papel aguanta con todo”

Fuente: Elaboración propia, 2024.

Para comprender de una forma mejor la crisis que vive el planeta, sobre todo lo que ha inventado el hombre, te invito a ver el siguiente video:

Asimismo, puedas leer y adquirir estos dos libros para quitarte la venda que te tiene atado o atada a este mundo de falacias:

¿Quién fue primero: el erudito o el mediocre?

Con tan solo leer un encabezado, hemos adaptado a nuestro cerebro si vale la pena leer lo que detalla un ser vivo como  el ser humano.

En primera instancia, la comunicación asertiva es fundamental cuando se maneja un conjunto de palabras básicas para que pueda ser comprensible para un público de toda clase social, sin importar etnia, sexo, edad, estatus social, discapacidad, credo, etc.

En ciertas ocasiones sucede que estamos cansados de lo mismo: bla, bla, bla, bla. El pan de cada día de los nerds; academia y academia, pero con poca acción.

Ariel Hernández, mentor de marca personal y liderazgo, expresó esta frase en su red social de Instagram:

No te fijes en cuánto sabe una persona… Fíjate más bien en cómo se comporta con lo que sabe. Porque en su manera de compartir su conocimiento con los demás estará su verdadera grandeza…

Ariel Hernández

La sabiduría no está en sus cargos y títulos. 

A los hombres y mujeres de esta tierra nos pueden llamar “extremistas” por tan solo rebelarnos por nuestro pensamiento crítico y voraz. Vale la pena contemplar que la sociedad en países tercermundistas se basa primordialmente en escuchar y leer a los autores que poseen cierto grado de nivel académico o galardones profesionales, o bien, se les ha otorgado un Premio Nobel. De lo contrario, aquel que confronta un tema específico, donde no posee el mismo nivel educativo, lo tildan de ignorante. 

A los latinoamericanos les encanta el vocablo extranjero y compararse con otros países. No obstante, debemos empezar por cambiar desde nuestro lugar de trabajo, hogar y vocación.

Hoy es fácil encontrar individuos que creen espantar a su prójimo con una terminología que solo les hace verse más intelectuales según ellos, más no nacer intelectualmente con el coeficiente elevado a la máxima potencia, como el científico Albert Einstein.

Se debe agregar que aquellos que no poseen un léxico más avanzado o “palabreo bonito”; no llaman la atención.

¿Por qué la mayoría de seres humanos se basan en una medida subjetiva como lo es la apariencia (morfológica y fenotípica)? Por lo general, creemos y confiamos en aquel “sabio” que destaca y proyecta esa formalidad, serenidad y paciencia.

¿Debemos confiar en una marca de zapatillas para correr una maratón y rendir eficientemente? ¿Es suficiente fijarse en la apariencia y precio de ese objeto y creer que por su estatus a nivel socioeconómico es de buena calidad? Así sucede con todo lo que disponemos a nuestro alcance para desarrollar nuestro potencial.

Parece extraño que a pesar de su aparente inteligencia, aquella persona”sabia” no se le ha permitido explotar su potencial y obtener una buena remuneración salarial o que no esté destacando dentro de su área de formación.

“Nadie es indispensable en este mundo”

¿Acaso no se puede escribir un artículo o una pequeña obra sin utilizar “fuentes” que fueron igual de creadas por otros hombres? ¿Por qué creer en palabras que por el hecho de entrar a pruebas cuantitativas y cualitativas dentro de un laboratorio antes de publicarlo abiertamente a una ciudadanía son de confianza? ¡Estamos olvidando las pruebas de rechazo y error que no se contaron!

Fuente: Elaboración propia, 2024.

Para tener enemigos no hace falta declarar una guerra; solo basta decir lo que se piensa

Martin Luther King

Leemos y escribimos un sinfín de poemas, textos, relatos, etc. Es preciso tener en cuenta que para ciertos gustos y personalidades existen diversidad de temas e ilustraciones.

En la actualidad, platicamos de política, religión, del planeta, de los seres vivos, de salud, ideologías, de nuestras mascotas, teatro, música, artes, etcétera. En síntesis, nos detiene esa espiral imaginaria que puede llegar a ofender al otro usuario que está detrás de un teléfono inteligente.

Finalmente, existen diversidades de trabajos investigativos y artículos científicos para adentrarnos al tema que nos genera expectativas para conocer más de ello y sacar nuestras propias conclusiones.

El que cree que lo sabe todo es incapaz de aprender

Epicteto.

En cierta ocasión, para alcanzar esa talla social en un mundo competitivo, poseemos doble personalidad, la cual nos destruye a corto, mediano y largo plazo. Nos escondemos detrás de una máscara anti emocional para vernos agresivos, o bien, eminencias para la sociedad, acoplándose a complejos de quienes no somos ni seremos.

Ser como todos, es no ser nadie

Anónimo

De acuerdo con el Diccionario VIP, en japonés existe el término “Oubaitori” para describir el arte de dejar de compararte con otros.

Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles

1 Corintios 1:26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más