Como Causa y Efecto

Poque siempre existe la posibilidad de que todo cambie, que el tiempo lo aleje y que se acabe, pero también que vuelva y lo recuerdes todo potra vez, como causa y efecto. Este poema explora ese viaje emocional lleno de amor, pero también de las despedidas y sus recuerdos, acompañado de ese anhelo, con la esperanza que aquello perdure siempre en la poesía.

I

Te enredaste en mi pelo

Cual pensamiento de la mañana,

Ese que viene acompañado

De mucha simpleza,

El brillo de tus ojos

Y nuestro lugar más cotidiano.

 

Te desplazas, otra vez

Con el inocente coqueteo

De desnudarme la piel

Y hacerme viajera incierta

Hasta tu punto más honesto

Inventándonos un trato cruel.

II

Como causa y efecto

Aprecié tus mentiras

Y me tragué, suavemente

La espuma que acompaña

Cada una de tus expresiones.

 

Quemaste mi piel

Dejando tu huella

En cada una de mis esquinas

Y tus buenos días

En mis maneras, humildes y malditas

De tomarte la mano.

 

Cautivaste mi alma,

Codicia de sufrimiento,

Compendio pagano,

Triste recuerdo de mis trincheras,

Que escalo y me clavo tus besos.

 

Te miento,

Te mentí,

Me sigo mintiendo a mi

Pero es en esta locura de caderas

Que te ansía con tal fuerza

Que te desea con el alma

Y te añora, vacía y remota.

 

III

Como causa y efecto,

Como la brisa le sienta a mis hechos,

Ingenua y suave,

Como mis labios recorren tu cuerpo

Te posas ajena a mi sueño,

Desacostumbrado a tus desvelos

Y cotidianos a nuestra traición.

 

Estoy aquí para serte honesta

Pero también para mentirte,

Mentirme y que nos mintamos 

Todo el rato,

Entre letras y todos los versos

Que aún no se han dicho.

 

Con la ciudad despierta en tus manos,

Y los susurros favoritos de la noche,

Tú y yo perdidos entre los espacios

De cada una de estas palabras,

Toda la noche.

IV

Y los recuerdo…

A tus labios ambiguos,

Los míos, los nuestros que no saben

Pronunciar las despedidas,

Abandono de sueño,

Mentira dulce con sabor a mí.

 

Que regresas con tu abrazo

Perdido en la piel,

Con lágrimas y todas mis ganas

De elegirnos de nuevo.

 

Paso por tu lado,

Te deseo lo que te extraño,

Pero no te elijo,

No me quedo,

Me voy.

V

Pronuncias mi nombre

Como quien descubre un mundo nuevo

En su paladar,

Te demuestro, te digo hoy,

Con más ganas de mirarte

Que de olvidarte:

Ojalá me recuerdes cada vez que alguien nombre a la poesía.

Pequeña poetisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Las Bestias de Baikal

Relato corto, universo creado mediados de los años 40 – 50 donde inicia una revuelta en la nación azul, posteriormente escalara un conflicto entres las naciones de aquel continente, este cuenta la historia de Daniel quien es testigo del estallido de la revolución y termina formando parte de ella. Este universo si es de su interés respeta 3 directrices.
Leer más