Competencias para ser “Competentes”

Al mencionar las competencias, mucho se ha analizado y escrito a nivel inicial y medio, pero la diferencia que contienen con el nivel superior es el contexto. No es lo mismo educar a un niño o adolescente, que a un joven-adulto, el cual está esperando prepararse para enfrentar al mundo laboral con los conocimientos adquiridos durante su carrera.

Como el título lo indica, este texto se basa en lo que prometí en mi primer articulo titulado “Educando de manera superior” y es sobre el tema de las “Competencias”. Esta palabra puede abarcar tanto, pero en la Educación Superior actual, la misma se posiciona para explicar los procesos y elementos que se necesitan para el adecuado desarrollo profesional de las habilidades, destrezas y conocimientos adquiridos en una casa de estudios.

Al mencionar las competencias, mucho se ha analizado y escrito a nivel inicial y medio, pero la diferencia que contienen con el nivel superior es el contexto. No es lo mismo educar a un niño o adolescente, que a un joven-adulto, el cual está esperando prepararse para enfrentar al mundo laboral con los conocimientos adquiridos durante su carrera. Pero no solo es posible hablar de competencias en la formalidad institucional educativa, también existen en lo cotidiano, en ese “empirismo” aprendido por la experiencia de la vida o de la informalidad de un trabajo u oficio. 

He escuchado muchos testimonios de personas que no trabajan específicamente en lo que se han graduado, ni mucho menos desarrollan sus habilidades en lo que los supuestos objetivos curriculares establecen. Aquí se observa un caso donde las competencias y las habilidades personales sufren un “pase forzado generador”, lo cual es un desarrollo “forzoso” o “necesario” para poder cumplir al 100% sus tareas laborales y personales. 

Y es que el ser “competentes” en un país como el nuestro está lejos de la realidad. Muchos aún viven en el desempleo siendo graduados. Ahora imaginemos a los que se quedaron solo con la educación básica o la del grado de diversificado; sin dejar de mencionar a los que ni la tienen o llegaron solo a ciertos grados de primaria. 

Con ellos, las competencias se volvieron forzadas y necesarias para sobrevivir. Si la educación superior actual las está descubriendo hasta estos días, no digamos el rezago que tiene lo medio. El objetivo actual debería fijar su atención en un desarrollo competitivo, no solo para un mercado laboral maquilador (como lo es el call center u otro tipos de trabajos sobre demandantes), sino, debería ampliar en los jóvenes y adultos la búsqueda de sus verdaderas pasiones, de su propósito y del servicio hacía su comunidad.

Una competencia nos permite tener habilidades y destrezas, se posicionan como algo vital para el desarrollo de un buen profesional, ayudan a demostrar cual es el verdadero sentido en el actuar laboral y humano. Éstas están divididas en varias tipologías, pero para un entendimiento más dinámico, es preciso indicar que las genéricas o “generales” son el punto de partida. 

Algunos ejemplos son:

Si entendemos estas, las que siguen como las procedimentales o las actitudinales serán comprendidas. ¡Ojo! Es importante mencionar que todos los días, como humanos, como seres cambiantes, desarrollamos estas competencias genéricas de manera implícita; solamente al tener una formación práctica (ya sea formal o informal) tendremos acceso a clasificarlas y tenerlas como una habilidad completa dentro de nosotros. 

Por lo tanto, si la educación superior, media o inicial, aún comienza con esto, seamos nosotros los autodidactas que busquemos desarrollarnos por competencias, ser más de lo que nos enseñan los sistemas actuales y así demostrar que para educar, educarnos y trabajar por la comunidad, se nos requiere ser plenamente “competentes”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más