Comunicado

Luego de 79 años de la Revolución de 1944, desconocemos si Guatemala florecerá en los próximos cuatro años. Tampoco sabemos qué sucederá ante la presente crisis política y social. Lo que sí podemos asegurar es que el País de la Eterna Primavera nos necesita.

Guatemala, 20 de octubre de 2023

La Junta Directiva de la revista digital Telégrafo expresa:

La libertad de expresión, el pensamiento crítico y la diversidad y pluralidad son los pilares que funcionan como guía para la organización de Telégrafo. Por esta razón, estamos a favor de la ciencia, el diálogo y la democracia. Hace 79 años comenzó el periodo que denominan como la “Primavera democrática” en Guatemala desde 1944 hasta 1954. Una década que marcó el fin de una serie de dictaduras como la de Manuel Estrada Cabrera y Jorge Ubico Castañeda. Una década que logró avances a nivel social que no se han vuelto a ver. 

Anhelamos una nación donde la población participe y proponga activamente. Un Estado que cumpla su obligación de velar por los derechos, necesidades e intereses de la ciudadanía. Solo de este modo podremos caminar hacia un mejor futuro para las guatemaltecas y los guatemaltecos; niños, jóvenes, adultos y ancianos; de áreas rurales y urbanas; de los cuatro pueblos, incluyendo aquellos que han migrado. 

A lo largo del 2023, la democracia ha estado en la agenda de todos los medios de comunicación (tradicionales, alternativos y emergentes). El 25 de junio y el 20 de agosto, la población acudió a las urnas para emitir su preferencia para elegir autoridades para el periodo 2024-2028. Este ha sido un proceso electoral atípico y turbulento. Candidaturas excluidas, campañas propagandísticas que rayaron en la difamación y desinformación, señalamientos al ente electoral y decisiones determinantes en las cortes. Para sorpresa de casi todos, un partido socialdemócrata logró el poder ejecutivo y un bloque legislativo significativo.

No obstante, la democracia no fue atentada este año, sino durante este periodo gubernamental. Los guatemaltecos no han terminado de salir de la pandemia de la COVID-19, ya que un segmento nunca tuvo acceso a vacunas o hisopados, sin mencionar los miles de casos positivos no registrados. La educación fue forzada a adaptarse a la virtualidad con escasez de equipo tecnológico y capacidad docente. A pesar de que no hubo tránsito vehicular por meses, las calles y carreteras del país son una vergüenza ante la visita de turistas. Los asaltos en la vía pública disminuyen, pero la violencia y abuso en los hogares aumenta. La salud mental no llegó al personal de salud, los contagiados, a la niñez ni a las mujeres. Sin olvidar que cuando la población se opuso a la aprobación del presupuesto de la nación, el aparato estatal atacó y criminalizó al pueblo. 

Hoy, Guatemala no es un país para todos, es un campo de juego económico y político para unos pocos. Unos pocos que nunca han comprado agua por tonel en camiones. Unos cuantos que aprenden un idioma extranjero como una materia escolar y no como una habilidad laboral para un empleo donde te pueden obligar a quedarte a dormir en la empresa. Unos cuantos que prefieren pasar horas en tráfico, antes que salir a manifestar por una crisis política que puede definir el futuro de todos. Unos pocos que ignoran e insultan organizaciones indígenas que tienen más tiempo que el propio Estado como lo conocemos.

Desconocemos si Guatemala florecerá en el transcurso de cuatro años. No sabemos qué sucederá ante la presente crisis política y social, así como con la resistencia de distintos grupos y sectores que continúan manifestando y exigiendo. Aunque las acciones del ente investigador y las resoluciones de las altas cortes no se perciben como constructivas para la paz y el orden público.  

Lo que sí sabemos es que el País de la Eterna Primavera nos necesita. Un presente y un futuro con educación y salud de calidad, científica, incluyente, integral y tecnológica. También, una justicia eficiente, imparcial y técnica.

Finalmente, la Guatemala que soñamos se puede construir a través de alcanzar puntos en común y trabajar en base a dichos acuerdos. La ciudadanía, en particular los jóvenes, tienen demasiado por compartir a través de la ciencia, el arte, la política y la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más