¿Conoces a Vicenta Laparra de la Cerda? La poetisa cautiva defensora de los derechos de la mujer guatemalteca

El 8 de marzo es un día para conmemorar la lucha por los derechos fundamentales de la mujer, por esta razón te invitamos a recordar y a conocer a una audaz mujer guatemalteca que fue una de las primeras en el país en unirse a esta ardua lucha. Abrió espacios para las periodistas, escritoras y dramaturgas guatemaltecas y a través de sus poco convencionales escritos.

El ocho de marzo es un día para conmemorar la lucha de las mujeres por la igualdad y el reconocimiento de sus derechos fundamentales; asimismo, en este día se recuerda la ardua historia de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de la mujer. 

En este viaje al pasado que realizamos, conmemorando la historia de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de la mujer, recordamos a mujeres como Olympe de Gouges, Mary Wollstonecraft, Virginia Wolf, Emily Davison, las 129 mujeres que murieron en el incendio de la fábrica Cotton de Nueva York en 1908, Simone de Beauvoir y otras muchas que a lo largo de la historia, han emprendido una lucha por el reconocimiento de los derechos de la mujer. 

Sin embargo, algunas mujeres guatemaltecas que han enfrentado esta ardua lucha tristemente permanecen para muchos de nosotros en el anonimato. Una de estas audaces mujeres desconocidas es la poetisa, dramaturga, periodista y educadora, Vicenta Laparra de la Cerda. Cuya labor en el campo del civismo y la política la hicieron acreedora del título:  la primera mujer en la República de Guatemala, en promulgar los derechos de la mujer en un plano de igualdad con el hombre.

Conociendo a la audaz poetisa cautiva:

Vicenta Laparra de la Cerda nació un cinco de abril de 1831 en la Ciudad de Quetzaltenango, sus padres eran Nicolás Laparra y Desideria Reyes. Sin embargo, su vida fue una constante lucha que refleja el carácter de esta valiente mujer al enfrentar una vida llena de sucesos inesperados, conociendo las tristezas, los sinsabores y los exilios desde muy pequeña.  

Fotografía de Ciudad de Quetzaltenango, cortesía de Red Rivera para Prensa Libre, publicada el 15 de mayo de 2018.

Cuando Vicenta tenía seis años de edad, su madre fallece, suceso que sin lugar a dudas la marcaría fuertemente. Derivado de este suceso, su hermana mayor, Jesús Laparra se hace cargo de su educación y es ella quien le inculca el amor por las bellas artes. 

No bastando la muerte de su madre, la pequeña Vicenta enfrentó a la edad de siete años los sinsabores de la persecución política que sufrió su padre por haber participado en la Conjuración de Quetzaltenango contra las autoridades del Estado de Guatemala, suceso que la llevó, junto con su familia a exiliarse a Chiapas.

Vicenta Laparra regresa a Guatemala en 1847, una vez constituida la República de Guatemala, cuando los conflictos entre el Estado de los Altos y el Estado de Guatemala habían finalizado. Una vez en el país, comienza a destacar en las artes manuales, en el canto como solista y como maestra. 

En 1852, Vicenta Laparra contrae matrimonio con César de la Cerda Taborga, un militar de origen español, opositor al régimen de Rafael Carrera.

Maldonado (2008) menciona en cuanto a este suceso lo siguiente:

La nueva vida como esposa y madre viene acompañada de un nuevo y largo exilio, con asiento en San José de Costa Rica

El matrimonio de la Cerda Laparra procrea siete hijos en el exilio. Algunos de ellos fallecen desdichadamente por causa de las pestes y el matrimonio atraviesa un periodo de grandes limitaciones y pobreza, donde una vez más, Vicenta demuestra ser una mujer fuera de serie, atravesando las adversidades con empeño y demostrando sus dotes y cualidades. Durante este período, funge como directora en un establecimiento educativo de San José de Costa Rica. En 1863, el matrimonio De la Cerda Laparra se traslada a Santa Ana, El Salvador, donde también funge como directora de un establecimiento educativo para señoritas. 

La pareja regresa a Guatemala después de la muerte de Rafael Carrera en 1865, cuando ya se había amortiguado la persecución política en contra de César de la Cerda. Una vez de regreso en su patria, Vicenta Laparra comienza el arduo camino de luchar por los derechos de las mujeres guatemaltecas. Comenzó a difundir sus ideales de igualdad entre hombres y mujeres en sus escritos y abrió espacios para la mujer guatemalteca en el periodismo, la literatura y en el teatro.

En 1885 funda el primer periódico femenino del país titulado La voz de la mujer. Lastimosamente, su periódico femenino fracasa económicamente y debido a las complicaciones de su último parto, se ve forzada a pasar el resto de su vida en una silla de ruedas (por esta razón se le conoce como la poetisa cautiva), pero estos sucesos no la desaniman y en 1887, funda un nuevo periódico femenino titulado El ideal, el cual era dirigido y escrito por mujeres.

¨La voz de la mujer¨ (1885) es el primer periódico en el país que fue dirigido, redactado y editado por mujeres, cortesía de Hemeroteca Nacional de Guatemala, para Prensa Libre, publicado el 27 de diciembre de 2021.

En cuanto al teatro, su obra El Ángel Caído se estrenó en el Teatro Colón la noche del dieciocho de julio de 1886. Esta obra de teatro marca un antes y un después en la dramaturgia guatemalteca, tomando en cuenta que, en esos momentos, el teatro guatemalteco estaba únicamente destinado a obras de un gusto conservador y la mayoría de las obras dramaturgas que se ponían en escena provenían de España. 

Por esta razón, Vicenta Laparra de la Cerda es considerada la primera mujer guatemalteca en escribir teatro y su obra El Ángel Caído es considerada como una obra de vanguardia, al tocar temas que se alejaban de los gustos conservadores y al ser escrito con un estilo verdaderamente guatemalteco, dejando atrás las obras de teatro españolas que eran populares en aquellos días.

Teatro Carrera o Teatro Colón, Ciudad de Guatemala, cortesía de Fotografías Antiguas de Guatemala para Cultura, publicada el 24 de julio de 2017

En 1893 participó en el Primer Congreso pedagógico Centroamericano, en el cual presenta una ponencia bastante controvertida para la época titulada ¨Civilización de la raza indígena¨. En 1894 funda la Escuela Normal y dirige la revista de dicho centro educativo. Muere finalmente en la Ciudad de Guatemala el treinta y uno de enero de 1905, dejando una amplia producción literaria que incluye poesía, dramaturgia y novelas y dejando huella por su crítica contra las tiranías, su señalamiento contra el machismo y arduo trabajo como defensora de los derechos de la mujer guatemalteca. 

Esta mujer logró romper el molde social de las mujeres de su época, en los cuales la mujer se encontraba confinada al hogar y al cuidado de los hijos. Vicenta Laparra creía firmemente que la mujer ¨era un ser humano capaz de crear y contribuir y que debía participar activamente en la vida social y política del país¨ (Lima, 2008, p.1), además de mantener el ideal de que la mujer necesitaba tener libertad, acceder a la educación y al trabajo y de esta manera lograr el desarrollo personal.

Fotografía del Logo de la Asociación Cultural Vicenta Laparra de la Cerda, publicada el 3 de octubre de 2022 en el Facebook oficial de la asociación.

Para mantener vivo el recuerdo de la poetisa cautiva, la Asociación Vicenta Laparra de la Cerda, fundada el 25 de mayo año de 2001, celebra cada abril o enero su aniversario, recordando sus enigmáticas obras y su incansable lucha por los derechos de la mujer guatemalteca y con cada año, entregan el Galardón Vicenta Laparra de la Cerda a mujeres destacadas, consideradas como las sucesoras de esta mujer tan talentosa como audaz.

Obras emblemáticas de Vicenta Laparra de la Cerda que debes de leer:

Ya conociste la vida de Vicenta Laparra de la Cerda, ahora es momento de conocer sus ideales, los cuales se encuentran plasmados en sus diferentes obras literarias, en el presente apartado se te mostrará una lista de las obras de la autora que no te puedes perder.

Pin en la pluma numeral. By vietkidsiq.edu.vn, publicado el 24 de agosto de 2023

El Ángel Caído: enigmática obra de teatro que la ha posicionado como la primera dramaturga guatemalteca, narra el conflicto moral de Luisa, una joven madre y esposa que comete adulterio con un amigo de su esposo, con quien escapa. Después de este suceso, enfrenta muchos sinsabores a causa del remordimiento y el repudio de sus hijos. 

Hortensia: novela en la cual Vicenta Laparra de la Cerda describe a la sociedad guatemalteca de finales del siglo XIX, señala la hipocresía de la sociedad y propone que el trato digno e igualitario entre mujeres y hombres debe ser conquistado a través de la educación. 

La Calumnia: novela escrita en 1894, narra la historia de la bella y virtuosa Adriana Betel, quien es víctima de calumnias divulgadas por Carlota Espay y Arcadio Basela, esta novela relata los efectos emocionales y sociales que las calumnias maliciosas provocan en la vida de Adriana Betel y cómo después de estas calumnias, su vida no vuelve a ser la misma. 

Tempestades del Alma: obra de teatro escrita en 1896 que narra las desdichas de Marta, quien se encuentra casada con un hombre perverso que aparte de engañarla, le roba sus joyas. Por una serie de malentendidos, el esposo de Marta cree que esta le ha sido infiel, contraponiendo las perversas actitudes del esposo perverso con la inocencia de Marta corrompida por las calumnias.

Bibliografía:

  • Ibarra, K. (2021). 20 años enalteciendo a Vicenta Laparra de la Cerda.  Ciudad de Guatemala: Diario de Centroamérica LINK
  • Lima, E. (2008). Tras los pasos de Vicenta Laparra de la Cerda. Ciudad de Guatemala: Cultural.
  • Maldonado, L. (2008). Discurso de ocasión del CLXXVII aniversario del nacimiento de Vicenta Laparra de la Cerda y de la imposición de la medalla de la orden que lleva su nombre. Ciudad de Guatemala: Cultural
  • Vásquez, M. (2012). El ángel caído de Vicenta Laparra de la cerda, drama fundacional del teatro en Guatemala. (Tesis de Maestría). Ciudad de Guatemala. Universidad Rafael Landívar.  PDF
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más