Consejos que pueden ayudarnos en el proceso de duelo

Aunque la pérdida de un ser querido, es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso activo, lleno de posibilidades. El duelo es una experiencia en la que se viven cambios emocionales constantemente. Después de perder a un ser querido, podemos llegar a experimentar durante el proceso, momentos de negación, confusión, incredulidad, negociación, incluso en algunos casos un estado de shock.

Aunque la pérdida de un ser querido, es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso activo, lleno de posibilidades. (ATTIG)

El duelo es una experiencia en la que se viven cambios emocionales constantemente.  Después de perder a un ser querido, podemos llegar a experimentar durante el proceso, momentos de negación, confusión, incredulidad, negociación, incluso en algunos casos un estado de shock.  Aceptar que aquellas personas que hemos amado, ya no estarán físicamente, no es tarea fácil, tomará tiempo asimilar su ausencia.  A pesar de que no existe la fórmula que permita aliviar el dolor por la muerte de un ser querido, deseo compartir algunos consejos prácticos, que pueden ser tomados en cuenta durante el proceso de duelo.  Herramientas que permitirán al doliente expresar sentimientos y emociones que pueden contribuir positivamente en todo su ser. Finalmente ayudando al doliente a comprender la naturalidad del proceso y que  tomará tiempo volver a retomar la rutina y a aprender a sobrellevar la vida sin ellos:

Conectarse con la pérdida: No es fácil aceptar que hemos perdido a una persona que hemos amado y que ha dado significado a nuestra vida, aunque la muerte parezca evidente.  Suele ser común que experimentemos la sensación de que no es real la pérdida, que no está pasando.  Es importante no quedarnos atrapados en la negación de nuestra pérdida, es necesario seguir avanzando en el proceso del duelo.

Muro Natura - Cementerio Los Parques (1)

Expresemos de forma plena nuestros sentimientos: y gestionemos nuestras emociones y el dolor: La pérdida de un ser querido afecta todo nuestro ser, viene acompañada de dolor emocional y físico, se experimentan diferentes emociones, sentimientos, pensamientos difíciles de vivir y comprender.

Busquemos reconocer y expresar plenamente cada uno, todos nuestros sentimientos son válidos, incluso aquellos que creemos no deberíamos sentir.  Permitamos a quienes nos acompañan, ayudarnos a procesar y liberar nuestras emociones, aunque esto signifique llorar, reír o gritar. Para aquellas personas que tenemos dificultad para expresarnos delante de otros, busquemos un tiempo cada día en privado para pensar en nuestros ser querido. Necesitamos reconocer y expresar nuestro duelo para vivirlo de la manera más sana.

Seamos pacientes: Cada persona vivimos nuestros duelos de forma personal y única, no nos juzguemos por sobrellevar el dolor diferente a otras personas, por no sanar tan rápido como creemos que debería ser.  Vivamos nuestro duelo de manera que sintamos que está siendo adecuado para nosotros.

Busquemos rodearnos y conversemos con personas que nos hagan sentir bien:

Durante el duelo buscamos momentos de soledad, solemos aislarnos de nosotros mismos, porque así lo estamos necesitando en ese momento; sin embargo, es conveniente en algún momento conectarnos con aquellas personas más cercanas o de mayor confianza, que aun con su silencio nos hagan sentir acompañados.

Conectémonos con nosotros mismos: Reconozcamos nuestras necesidades físicas, emocionales o espirituales, conocerlas, nos permitirá trabajarlas según las posibilidades, nos puede ayudar a avanzar en el nuestro proceso de duelo.

Aceptemos nuestras limitaciones: Es importante recordar, trabajar y aceptar que la vida o el fallecimiento de nuestros seres queridos no está bajo nuestro control, reconocer lo que sí o no está bajo nuestro control, nos ayudará en el proceso de la aceptación.

Propongámonos objetivos nuevos: Cuando fallece un ser querido, nuestra realidad se transforma, debemos organizarnos según nuestras herramientas actuales, proponiéndonos nuevas tareas, rutinas u objetivos, que podamos desarrollar realmente; planifiquemos nuevos horarios que incluyan actividad física como el hacer ejercicio de nuestro agrado, lectura, entretenimiento y distracción.  Vivamos un día a la vez. 

Compartamos nuestras emociones: Permitamos expresar nuestro duelo de forma plena y experimentemos compartir nuestros sentimientos y pensamientos con nuestro entorno más cercano, incluso suele ser terapéutico conversar con otras personas, que no forman parte de nuestro círculo social y afectivo.  Tiene propiedades que aportan positivamente a nuestra salud integral, el expresar nuestros sentimientos.

Aceptemos nuestra vulnerabilidad: Aceptar las limitaciones que todos Podemos llegar a tener, como debilidad, inseguridad e incapacidad de avanzar solos, nos permitirá buscar ayuda. 

Posterguemos las decisiones importantes e irreversibles: No todo es urgente ni prioritario, en todo caso busquemos apoyo en personas de nuestra confianza, para que nos ayuden a priorizar con objetividad. Ya habrá serenidad y reflexión a su tiempo, sobre las decisiones que necesitamos tomar.

Busquemos formar parte de un grupo de ayuda: Esto nos permitirá conectar con otras personas que tienen experiencias similares y que pueden ofrecernos Consuelo, orientación y sugerencias prácticas, Compartirán con nosotros la seguridad de que sus experiencias son normales. 

Consejos que pueden ayudarnos en nuestro día a día, durante el proceso de duelo

La recuperación ante la pérdida de un ser querido, nunca es fácil, se puede prolongar por meses incluso años. Nuestro dolor es real y estamos compuestos por nuevas demandas, nuevas responsabilidades, nuevas personas, nuevos sentimientos  y grandes vacíos en nuestra vida y nuestro corazón. 

Cuidar nuestra salud física, emocional y espiritual. requiere de un tiempo que es  necesario invertir en nosotros, regalemos actos de amor con actividades de autocuidado desde hoy y agreguemos cada día una más. Sea cual sea  nuestra perdida, hacer actos de amor hacia nosotros mismos, ayudará gradualmente a  recuperarnos.

Encontremos formas de despedirnos o conectarnos: Encontremos formas de conectarnos con nuestros seres queridos, a través del significado que teníamos con quien ha fallecido, recordar sus consejos, mirar fotos o videos, o evocar recuerdos alegres y significativos, resaltar sus dichos o frases.

Realicemos un ritual u homenaje de despedida o de recuerdos: Las despedidas son personales y significativas, propongámonos hacer un escrito con los momentos más significativos compartidos a su lado,  construyamos un cofre de recuerdos, elaboremos unas historias en fotografías con las melodías que nos identifique con ellos, un rincón de recuerdos, plantemos un árbol, realicemos su comida favorita, visitamos el cementerio, llevemos algo de él o ella, incorporamos su presencia en las fiestas familiares, escribamos en un diario en el que expresemos sentimientos, pensamientos y reacciones vividas cada día, realicemos un viaje que planearon juntos, redactamos una carta.

Está comprobado que el volver a revivir momentos a través de fotografías, música, vídeos y objetos invaluables, tiene propiedades positivas que ayudan a iniciar un proceso de duelo digno.

Y por último, pero no menos importante, valdría la pena preguntarnos:

 

¿Qué haremos con el amor que ahora nos sobra?  

 

Ayudar a los demás haciendo obras de caridad, en épocas de navidad o fechas especiales,  obsequiar en nombre de nuestro ser querido un regalo, un abrigo, una cena, un abrazo, una sonrisa, una hora de nuestro tiempo en servicio y en amor, pueden ser acciones que  alimenten nuestra alma que pueden dar un nuevo sentido a nuestro duelo.

"Todo lo que amamos se nos puede arrancar, lo que no se nos puede quitar es el poder de elegir qué actitud asumir ante estos acontecimientos"

Víctor Frank

Referencias:

Palabras que consuelan. Castro, M. – disponible en https://www.perlego.com/book/1901591/palabras-que-consuelan-pdf

 Guía para familiares en duelo. Recomendado por la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL). Disponible en  https://www.bdv.cat/sites/default/files/common/Salut/guia_per_a_familiars_en_dol.pdf

https://www.lavanguardia.com/libros/libro/palabras-que-consuelan-ebook-9788416429622

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Graves consecuencias genéticas de la endogamia y el incesto

La endogamia según la Real Academia Española (RAE) es “la práctica de contraer matrimonio entre sí personas de ascendencia común” o “el cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.” Cabe recalcar que, dentro de la endogamia, por supuesto, encontramos también el incesto, que según la RAE es “la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.”
Leer más
Leer más

El suicidio: un problema de salud pública

La base de datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre defunciones da cuenta de más de 10 mil suicidios en los últimos 35 años. Es decir, en promedio 312 personas decidieron quitarse la vida anualmente en Guatemala, desde 1986 hasta 2019, según las boletas de defunción que procesan los registros civiles, antes en las municipalidades y desde 2006 en el Registro Nacional de las Personas (RENAP) pero sin duda no es una cantidad sumamente específica.
Leer más