Cuerpos en venta: consumismo desbordante

Hablemos del porque nuestros cuerpos son vistos como un objeto de consumo, desde videos musicales hasta propagandas que lucran con los cuerpos. La representación visual en la pornografía perpetúa el consumismo del cuerpo. Todo esto crea la cosificación de los cuerpos femeninos, originando así una presión constante para cumplir con ideales estéticos poco realistas.

Siempre he visto que mi cuerpo es un objeto de consumo. Me he preguntado varias veces el porqué de esto y cómo los cuerpos de las mujeres se han convertido en un objeto para consumir. Opino que la pornografía fue quien decidió que los cuerpos estarían en venta, en específico, el de nosotras las mujeres.

En la pornografía, la representación de cuerpos estereotipados y normativos predomina. Aquí, aquellos que no se ajustaban a los criterios tradicionales de belleza fueron excluidos de la narrativa visual durante muchos años. Estos estándares de belleza, impuestos por la industria pornográfica, se encargaron de enfatizar la juventud y delgadez. Al final contribuyeron a la creación de una cultura obsesionada con la apariencia física.

Imagen extraída de Revista Magas, del artículo Violencia estética: Una mirada crítica a los cánones de belleza

El consumismo de los cuerpos es un fenómeno que se manifiesta en diversas formas, desde revistas para hombres hasta reality shows de televisión. La exposición constante a estas referencias de estética, en mi opinión, lleva a que las niñas crezcan con la expectativa de alcanzar esos ideales, pensando que solo a través de ellos, podrán obtener algún valor en la sociedad. 

Por ejemplo, Demi Lovato, actriz que protagonizó “Camp Rock” en Disney Channel, sufrió de bulimia; según el artículo de Amy Scholten para Western New York Urology, menciona que las mujeres son más propensas a desarrollar un trastorno alimenticio. Demi Lovato ha manifestado en diversas ocasiones que estaba acomplejada por su cuerpo desde muy pequeña, debido a que no tenía un abdomen plano. Todo esto surge porque su cuerpo no se ajustaba a los cánones de belleza de la industria y era considerada “la niña gorda de Disney”.

Es increíble ver como los estándares en nuestros cuerpos, hace que nuestra realidad se distorsione. Cuando era pequeña, crecí con la idea de que ella y otras actrices eran personas con sobrepeso, solo porque así lo decían los medios. Los cuerpos se han convertido en un punto clave para la sociedad de consumo, influenciando así la promoción de objetos y mercancías a través de los medios de comunicación usando cuerpos femeninos.

Está claro que debido al consumismo corporal, la apariencia a menudo ha prevalecido sobre la salud. La pornografía también juega un papel en la promoción de estos estándares de belleza poco realistas, lo que refuerza la cosificación de las mujeres y el consumismo de sus cuerpos. Me doy cuenta de cómo mi cuerpo se convierte en mercancía y objeto de consumo meramente.

De la revista NEXOS.

Es esencial cuestionar y reflexionar sobre el consumismo del cuerpo femenino influenciado por la pornografía. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a permitir que la estética esté por encima de la salud y la autenticidad? ¿Cuánto de la identidad de la mujer se tendrá que distorsionar por los estándares de belleza impuestos? La respuesta a estas preguntas debe ser basada en lo saludable entre la apariencia, la realidad, y la estética. Solo así vamos a poder liberar a la mujer del papel como objeto de consumo, y de las cadenas del consumismo corporal que ha atravesado, durante años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más