Dios Creador

En la búsqueda constante de respuestas sobre el origen y la naturaleza del universo, nos adentramos en un fascinante viaje que combina la ciencia, la filosofía y la espiritualidad. Desde la teoría del Big Bang hasta los cuestionamientos más profundos sobre la existencia misma.

La creación del universo ha sido una incógnita a lo largo de la historia, ha habido pensadores que han tratado de entender y descubrir el comienzo del todo y han propuesto teorías muy interesantes, una de ellas es el big bang. Teoría que propone que el comienzo partió de una explosión y así mismo la expansión de todo el universo. Esta teoría es bien aceptada por la comunidad científica y a mi parecer, es una teoría muy coherente. Sin embargo, me planteo interrogantes filosóficas más profundas, como ¿qué existía antes de la gran explosión?, ¿por qué hubo una gran explosión?

Me invaden las incógnitas que hay en el universo y una de las preguntas que más me hago es ¿Por qué el universo es tal cual como es?

imagen creada con Microsoft Designer

Un destacado científico teórico del siglo XX llamado John Archibald Wheeler, propuso dos preguntas fundamentales para entender el universo:

1. ¿Por qué existe algo en lugar de nada?

Esta pregunta se refiere al misterio del origen del universo y de la existencia misma. Wheeler planteó la cuestión de por qué hay algo en el universo en lugar de simplemente nada, desafiando las nociones convencionales sobre el origen del cosmos.

2. ¿Por qué el universo tiene las leyes que tiene?

Esta pregunta se centra en la naturaleza de las leyes físicas fundamentales que rigen el universo. Wheeler se preguntaba por qué las leyes de la física, como la gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares, tienen las formas específicas que observamos y qué implicaciones tienen estas leyes para la estructura y la evolución del cosmos.

Estas dos preguntas planteadas por Wheeler reflejan su profundo interés en los aspectos filosóficos y metafísicos de la física, así como su búsqueda de una comprensión más profunda de la naturaleza del universo y dice que si no sabemos contestar estas dos preguntas tendremos que confesar que realmente no sabemos nada. 

Se sabe que existen cuatro fuerzas que rigen el universo y que cumplen un propósito determinado, es decir, qué sabemos qué hacen, pero no como lo hacen ni por qué lo hacen. Y si una de las cuatro fuerzas se comporta de una manera diferente a como lo hace originalmente, todo fuera un caos total. Me permito plantear un ejemplo para que se pueda dimensionar a lo que me refiero: la fuerza nuclear fuerte mantiene unidos a los protones dentro del núcleo atómico, si esta fuerza fuera un poco más débil, aunque fuese una minúscula cantidad y pareciera inocua, todos los núcleos atómicos se desintegrarían debido a la repulsión electromagnética cargados positivamente. Esta fuerza es esencial para la estabilidad de los átomos y por lo tanto, para la existencia de la materia tal como la conocemos.

imagen creada con Microsoft Designer

Personalmente, basándome en mis razonamientos y en mis conclusiones tanto científicas como filosóficas, puedo llegar a una conclusión, que el universo es ajustado desde su origen por una inteligencia superior que no pertenece a este cuadro temporal ni material, tal vez mi conclusión sea cuestionada, ya que para muchas personas estaría utilizando como recurso el pragmatismo al momento de hacer ciertos cuestionamientos con base en atribuciones físicas, tangibles y observables y al final presento una postura más de fe que de ciencia. Por otra parte, también puedo argumentar que la materia, al interactuar químicamente entre sí, por sí sola, no puede hacer sentir emociones humanas, emociones que son tan reales como la materia misma, tiene que existir otro factor no material. Sin embargo, para que interactúe con la materia para que esto sea posible tiene que existir el espíritu, aunque el espíritu no sea materia ni tampoco sea producto de la materia, se puede decir que si existe por hacer posibles cualidades como por ejemplo, disfrutar de una película, música, etc. 

Como dijo una vez el sacerdote Manuel Carreira: Ningún científico aceptará que, yendo al laboratorio puede dar una orden a unos productos químicos sobre la mesa para que haya una reacción o no. Haciendo referencia a que la materia por sí sola, no es capaz de hacer eventualidades tan propias del ser humano.

imagen creada con Microsoft Designer

Retomando la teoría del Big bang, si se acepta que la materia fue creada de la nada en un punto en el espacio, creo que es válido tomar en cuenta la Ley de Conservación de la Materia que establece que, en un sistema cerrado, la masa total de las sustancias antes y después de una reacción química es la misma, lo que implica que la masa no puede ser creada ni destruida, solo transformada en diferentes formas durante una reacción química o física. Es decir que mi postura toma fuerza, ya que si se acepta la creación de la materia de la nada, sin Dios como responsable, veríamos en cualquier momento materia creándose de la nada en nuestro día a día, pero todos sabemos que esto no es así. 

Un experimento muy interesante que nos plantea más preguntas que respuestas es el experimento de la doble rendija, un experimento clásico en la física cuántica que ilustra la dualidad onda-partícula y la dualidad de complementariedad. 

En este experimento, se observa el comportamiento de partículas, como electrones o fotones, al pasar a través de dos rendijas separadas y hacia una pantalla de detección. Cuando las partículas se envían una por una, se espera que cada partícula pase por una de las dos rendijas y llegue a la pantalla de detección como una partícula individual. No obstante, lo que se observa es un patrón de interferencia en la pantalla de detección, similar a lo que se observaría si estuviéramos trabajando con ondas. 

Este patrón consiste en franjas de luz y zonas oscuras alternadas, lo que indica que las ondas asociadas con las partículas se están superponiendo y generando interferencia. Lo más intrigante es que incluso cuando se envían partículas individuales, una a la vez, a través de las rendijas, el patrón de interferencia sigue apareciendo en la pantalla de detección. Este fenómeno es inesperado si consideramos que las partículas son partículas individuales con trayectorias definidas. 

Cuando se intenta observar a través de cuál rendija pasa cada partícula, colocando un dispositivo de detección en una de las rendijas para registrar el paso de las partículas, el patrón de interferencia desaparece. En este caso, las partículas ahora se comportan más como partículas individuales, mostrando una distribución de impacto en la pantalla de detección que corresponde a la presencia de dos rendijas, sin la interferencia observada previamente. Este cambio en el comportamiento de las partículas debido a la observación es fundamental en la dualidad de complementariedad. Sugiere que la mera observación de las partículas afecta su comportamiento, lo que lleva a la conclusión de que las partículas exhiben características tanto de onda como de partícula, y qué aspecto se manifiesta depende de si se observa o no el camino de la partícula a través de las rendijas como si una inteligencia superior tratara de ocultar los secretos del universo.

Imagen por: Centro Nacional de Física de Partículas, Astro partículas y Nuclear.

Este experimento de la doble rendija me recuerda a un relato de San Agustín. 

En esta historia, un niño está en la playa cavando un hoyo en la arena con una pala. San Agustín se acerca al niño y le pregunta qué está haciendo. El niño responde que está cavando un hoyo para meter todo el mar dentro.

San Agustín, sorprendido por la ingenuidad del niño, le explica que es imposible meter todo el mar en un hoyo, ya que el mar es vasto y poderoso. El niño, sin embargo, sigue cavando con determinación.

San Agustín, admirado por la fe y la determinación del niño, le pregunta qué planea hacer cuando se da cuenta de que su tarea es imposible. El niño responde: “Cuando me dé cuenta de que no puedo meter todo el mar en este hoyo, entonces me daré cuenta de que tampoco puedo comprender completamente a Dios. Sin embargo, aunque no pueda entenderlo todo, seguiré tratando de acercarme a Él”.

Esta historia se interpreta como una lección sobre la fe y la búsqueda espiritual. El niño representa la actitud humilde y perseverante de intentar comprender lo divino, aunque sea imposible entenderlo por completo. San Agustín, por su parte, representa la sabiduría que reconoce las limitaciones humanas y la importancia de mantener una actitud de búsqueda espiritual, incluso cuando no podemos comprender totalmente a Dios o comprender el vasto universo. 

Esta columna no pretende persuadir a las personas para que sean creyentes de una deidad o religión, simplemente es una columna que presenta unos pocos de los tantos argumentos filosóficos que me hicieron llegar a ser creyente de un Dios creador. Pero la verdad será revelada en el último respiro de nuestras vidas.

1 comentario
  1. Pues como bien lo explica usted, que es apacionado de la agricultura y filosofía, hay pequeñas y grandes cosas inexplicables, pero todo se enfoca a un todo poderoso, si escruta el metabolismo humano, desde el inicio hasta parte del fin y nuevamente el inició, encontrará una total perfección y una vez más lo hará llegar a lo inexplicable de la fe y creencia en un supremo. Así como también en observar como San Agustín en el comportamiento de los niños, su entrega y lucha, de los cuales pensar que por su edad no tienen nada que enseñarnos, pienso que es de ellos de donde aprendemos a analizar y comprender sus travesuras con razón. Saludos estimado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más