El factor invisibilizado en el sostenimiento de la vida

Sociedad del cuidado: ¿Vivimos ya en ella? ¿Vamos hacía a ella? ¿Dónde nos encontramos? Una convocatoria abierta al ‘despertar’ de una sociedad que, en el “rush” de la cotidianeidad, solo tiene tiempo para pensar en ser “productivos”.

Ayer por la tarde recibí la llamada de un familiar cercano. “Tuve un accidente”, dijo. “¿Es grave?”, pregunté. “No puedo caminar”, exclamó.  Primeramente, entré en pánico y pensé: le voy a decir a mi mamá que me ayude a cuidarlo. Luego, me pregunté: “¿por qué no me siento preparado para atender esta emergencia de manera autónoma?”. Digo, yo sé que no soy médico, pero ¿por qué me causa tanta ansiedad pensar el cómo cuidar de otra persona?

Reflexionando en mi crianza como “hombre”, pensaba en la cantidad de veces que, a lo largo de los años, mi madre (y la sociedad) me ha dicho “tú puedes”, “eres valiente” y “eres independiente”. En ese sentido, es posible afirmar que, gran parte de las personas que hemos sido criadas como “hombres”, hemos construido nuestra masculinidad y más allá, buena parte de nuestra identidad, basándonos en esos postulados. Y… si lo anterior, es cierto ¿por qué, al momento de necesitar los cuidados, los hombres, no nos sentimos tan independientes, ni tan valientes o capaces? Ya sea, al momento, de brindarlos a alguien más o a nosotros mismos, inclusive.

Desde mi experiencia particular, confieso que esta situación me generó una sensación de impotencia; vivencia poco común para el hombre promedio que, como a mí, nos han hecho creer toda la vida que “solos podemos”. 

¿Es eso realmente cierto? ¿Solos podemos? De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU (en forma aspiracional), “la sociedad del cuidado prioriza la sostenibilidad de la vida, articulando cuidados de las personas y del planeta”. ¿Vivimos ya en esa sociedad del cuidado? ¿Vamos en camino hacia ella? Es lo que me pregunto yo. O ¿vivimos en una sociedad que, igualmente, se sostiene con base en los cuidados, pero no los prioriza; sino por el contrario, los invisibiliza? ¿Hay alguna relación entre quienes brindan esos cuidados y dicha invisibilización?

Fuente: Crítica Urbana..

Honestamente, a partir de esa llamada, por primera vez, me cuestioné si yo sabía cuidar; más allá de eso, si alguna vez yo he cuidado a alguien y cuál es la calidad de mis cuidados, si lo he hecho.

 Interrogante que me parece sumamente necesaria de realizar a manera de reflexión interna, específicamente para todos los que hemos sido educados como “hombres”. Principalmente, porque, aunque aún no vivimos en esa “sociedad del cuidado”, toda nuestra economía se sujeta de los cuidados; en “todo el trabajo que se realiza de forma no remunerada en los hogares y el trabajo de cuidados que se realiza de forma remunerada en el mercado” (Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, 2020. P.2). 

Gracias a esos  “simples cuidados” se sostiene la vida y lastimosamente, como asegura el mismo Observatorio, “está cruzada por la desigualdad de género y se caracteriza por tener una organización social injusta, donde las mujeres realizan mayores cargas de trabajo no remunerado producto de la rígida división sexual del trabajo que persiste en la región”.

Por ello, ésta breve “lección de conciencia personal” es un llamado activo al autoconocimiento; tanto de nuestras capacidades de cuidado hacia otras personas, como de nosotros mismos. Es una convocatoria abierta al “despertar” de una sociedad que, en el “rush” de la cotidianeidad, solo tiene tiempo para pensar en ser “productivos” y no tanto, en factores que tienden a ser invisibilizados, como los cuidados. 

Esencialmente, es una exigencia a la dignificación de los cuidados, mediante políticas públicas de pagos bien remunerados para las personas que se dedican a ello (además de otras protecciones y garantías); e igualmente importante, al involucramiento de todos y todas en este sistema de cuidados que perpetúa, no solamente la economía, sino la vida misma.

Fuente: El Asombrario.

Referencias

  1. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Economía del Cuidado.

Organización de Naciones Unidas. Recuperado el 8 de enero de 2023 de: https://www.cepal.org/es/subtemas/economia-cuidado#

  1. Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe. (2020). La economía 

del cuidado como acelerador del cambio estructural con igualdad. Notas para la 

Igualdad No. 30. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Organización de Naciones Unidas. Recuperado de: https://oig.cepal.org/sites/default/files/no30_esp_-_economia_del_cuidado.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más