El miedo como arma de las autoridades en la USAC

Este es un escrito que tiene el objetivo de difundir como es que las autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) utilizan diferentes métodos para sembrar el miedo en sus propios estudiantes y que así detengan su organización, articulación y participación dentro de la política estudiantil.

Este es un escrito que tiene el objetivo de difundir como es que las autoridades de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) utilizan diferentes métodos para sembrar el miedo en sus propios estudiantes y que así detengan su organización, articulación y participación dentro de la política estudiantil.

Además, es clave conocer más sobre los casos de los y las compañeras que actualmente están siendo criminalizados por su propia casa de estudios superiores. Por la discreción solicitada por ellos y ellas no pondré más que sus carreras y de algunos las representaciones que ostentan u ostentaban al momento en que las autoridades de la USAC decidieron perseguirlos y criminalizar a sus propios estudiantes.

El miedo pareciera que siempre ha sido una constante a lo largo de la historia, el miedo irracional que nos causan ciertas cosas, como la oscuridad, los insectos, la soledad, nuestra imaginación, las personas, la muerte…y obviamente Guatemala no es la excepción, históricamente el miedo ha sido utilizado en este país para someter a los demás, ejemplos claros son como a partir de las contrarrevolución el régimen utilizó los asesinatos, desapariciones forzadas y amenazas para someter a la población y limitar sus derechos, misma situación ocurre cuando empieza la guerra o el llamado Conflicto Armado Interno (CAI) en los 60s, se recrudece la violencia, aumentan las desapariciones, los asesinatos, los delitos y el miedo de la población ante estos hechos también crece indudablemente.

Tras los Acuerdos de Paz en 1996 podría decirse que el miedo debería de reducirse constantemente, pero sin duda no fue así. Terminada la guerra, la violencia evolucionó, evolucionaron delitos, robos, hurtos, violación, asesinatos, ¿y cual es la constante allí? El miedo, los delitos y quienes los cometen solo han ido en aumento y sin duda el 2023 no será la excepción, es bien sabido que en temporada electoral, la delincuencia aumenta.

Se preguntarán, ¿a donde quiero llegar con todo esto?, es simple, la Universidad de San Carlos de Guatemala utiliza el miedo de diversas formas, sanciones, denuncias, expulsiones, entre otras y en 2022 fue evidente que el status quo de ese pequeño grupo de corruptos que reinan desde diferentes espacios y que toman decisiones en el máximo órgano de dirección y administración.

El Consejo Superior Universitario (CSU) se vio en un jaque, ante unas elecciones a rector en la que ellos no fueron mayoría. Ante esto, encuentran una manera para defenderse, cometen fraude electoral y a partir de allí empieza la resistencia estudiantil, docentes, trabajadores y otros para defender la USAC y recuperarla de estos grupos que por años se han encargado de acabar con la academia, y se han enquistado en puestos de poder dentro de la universidad.

Volviendo al asunto de la resistencia, el CSU se ve nuevamente en jaque al no saber qué hacer contra la ocupación de instalaciones de la universidad por parte de los y las estudiantes en resistencia, así que aquí empiezan a utilizar el miedo como un arma.

Primero, ubicaron nombres de representantes que abiertamente están en contra del fraude y que posiblemente pudieran estar ocupando instalaciones de la USAC o que de buena fe, ocuparon las instalaciones y firmaron un acta, a partir de allí utilizan esta información para denunciar a sus propios estudiantes ante el Ministerio Público (MP), que bien se sabe que trabaja a favor de la corrupción y la impunidad. 

Con la información anterior, es que yo establezco que las autoridades universitarias utilizan las denuncias penales como primer instrumento para sembrar el miedo en los y las estudiantes.

Segundo, ante los paros académicos, empezaron a utilizar otro tipo de arma, las denuncias ante contraloría en contra de las Juntas Directivas de algunas unidades académicas, la Contraloría General de Cuentas (CGC) procede a realizar las revisiones y empieza a multar Juntas Directivas dentro de las cuales obviamente hay estudiantes, y son multas tan altas que simplemente se vuelven imposibles de pagar para un estudiante, aquí es donde digo, el miedo que genera una multa tan alta y la incapacidad que tenemos quienes solamente estudiamos de pagarla es otra táctica que genera miedo a quienes ostentan esos cargos de representación.

Tercero, como bien es sabido, en el CSU existen también representantes dignos y si son minoría allí dentro, pero sin duda son una molestia que exige mejores, que denuncia actos poco transparentes e ilegales que ocurren allí dentro, así es como pongo en la mesa la tercer arma que están utilizando para sembrar miedo y es que, al instrumentalizar la AUTONOMÍA que la Constitución le otorga a la USAC, el CSU inventa procesos y sanciona sin que exista un reglamento o ley previa, violando así también el principio de legalidad que nos indica que: “no puede haber delito ni pena si no existe una pena anterior que lo regule”.

Finalizo aquí contándoles acerca de los compañeros, compañeras y sus delitos y sanciones. Actualmente existen 18 estudiantes a los que las autoridades les han intentado sembrar miedo con estas tácticas tan horripilantes, hay estudiantes de medicina, comunicación, veterinaria, odontología, agronomía, ciencias económicas, derecho, historia, ingeniería, humanidades, ciencia política y ciencias químicas y farmacia.

Las sanciones de Contraloría General de Cuentas van desde Q.300,000.00 a Q.500,000.00 y los delitos por los que ridículamente son denunciados son: USURPACIÓN AGRAVADA, ROBO, SEDICIÓN Y AMENAZA. 

Por otro lado, la sanción a un miembro de CSU fue su EXPULSIÓN de la universidad. Sin duda, no hay que dejar solos a los y las compañeras que están siendo criminalizados por defender la educación superior pública y de calidad que se merece el pueblo de Guatemala y no hay que permitir que el MIEDO nos gane.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Alcalde, Síndico o Concejal

¿Es el Alcalde o Alcaldesa la “máxima autoridad” en un municipio? NO.La máxima autoridad en un municipio es el Concejo Municipal. Empecemos por conocer cuáles son los elementos de un municipio, tal como lo establece el artículo 8 del Código Municipal:
Leer más