El negocio de vender tareas por internet

Desde que inició la pandemia, la modalidad virtual de las clases también comenzó y con ella el estrés de conectarnos a los cursos a la hora establecida y dejar la procrastinación de lado. Prestar atención era lo ideal, comentar, hacer preguntas y establecer una participación continua en cada asignatura virtual, era la utopía que los profesores estaban buscando en esta nueva etapa.

Fotografía: La Red

Desde que inició la pandemia, la modalidad virtual de las clases también comenzó y con ella el estrés de conectarnos a los cursos a la hora establecida y dejar la procrastinación de lado. Prestar atención era lo ideal, comentar, hacer preguntas y establecer una participación continua en cada asignatura virtual, era la utopía que los profesores estaban buscando en esta nueva etapa.

Sin embargo, está manera tan inesperada de aprendizaje jamás se había utilizado en el sistema de educación guatemalteco, por lo que, tanto los estudiantes como los profesores, se vieron forzados a adaptarse a esta nueva metodología. 

Este sistema trajo consigo, la utilización de nuevas plataformas, tal es el caso del famoso “classroom”, odiado por unos, amado por otros. Así mismo, la cantidad exagerada de tareas, hojas de trabajo, cortos, exámenes, y los temidos trabajos en grupo, sumando que ahora serían  desde casa. 

Lo único que necesitaban los estudiantes era un dispositivo electrónico para lograr acceder a la gran cantidad de actividades que los catedráticos proporcionaban por curso, con el único y verdadero fin de mantener entretenidos a los jóvenes durante la cuarentena obligatoria.

Pero esto no acaba aquí

No es nada nuevo escuchar de plagios en trabajos o el tan mencionado copy paste, que lastimosamente son técnicas que el estudiante tramposo suele utilizar, técnicas que en definitivo se intensificaron debido a la virtualidad, que dejan en evidencia la falta de interés por el aprendizaje. 

Para nada es un justificante,  pero muchos estudiantes universitarios se ven obligados a trabajar mientras estudian en una jornada distinta, por lo que no cuentan con el tiempo suficiente para la elaboración de sus tareas y para cumplir con la responsabilidad de entregarlas, en consecuencia, optan por pagarle a alguien más para que realice sus actividades estudiantiles.

Es ahí donde inicia un gran negocio

La holgazanería, el no tener tiempo suficiente por trabajo, o la complejidad de las tareas, son los principales factores que empujan a los estudiantes incluso del nivel medio a contratar los servicios de personas o cuentas de Instagram o Facebook que se dedican exclusivamente a la elaboración de trabajos académicos.

Este tipo de negocio funciona de manera informal pero su estrategia radica en cumplir con las expectativas que el estudiante pide a la hora de la realización de sus trabajos. Tanto el estudiante como el encargado de realizar las  actividades corren el riesgo de que uno u otro sea irresponsable y no pague el costo del trabajo o el estudiante pueda que pague con anticipación y jamás reciba lo acordado.

Surgió la oportunidad de platicar con algunos creadores de páginas de realización de tareas sobre los costos, la validación por los estudiantes, la responsabilidad que recae sobre ellos, la confianza que logra establecer el estudiante con este tipo de páginas, y las ganancias que estas actividades poco éticas generan.

Fuente: iStock

Comentan que las actividades que realizan estas personas muy astutas, van desde  la elaboración de investigaciones, ensayos, informes de laboratorio, maquetas, presentaciones, exámenes, y todo lo que el alumno solicite, inclusive hasta la elaboración de tesis. Algunas de estas personas tienen años dedicándose a este tipo de dinámica, por lo que se vuelven expertos en muchas áreas estudiantiles y logran tener una gran rentabilidad en lo hacen.

La comercialización de las tareas tuvo mucho alcance en plena pandemia, así como miles de emprendimientos más, lo curioso es que estos negocios no utilizan publicidad, debido a que los propios estudiantes comentan con otros sobre los servicios que han contratado  y es debido a recomendaciones que estas personas o páginas llegan a oídos de miles de alumnos. 

¿Qué piensan los profesores al respecto?

Conforme avanzan las clases virtuales, el nivel de estrés aumenta tanto en catedráticos como alumnos. Los profesores están conscientes que trabajar online tiene más desventajas que ventajas. Cuando estos proporcionan material de trabajo a los alumnos saben que un buen porcentaje de ellos se esfuerza por resolver los cuestionamientos y aprender, pero otra parte de los estudiantes copian y hacen  plagio o utilizan esta modalidad de pagar por tarea. 

Y claro que existen sanciones para los estudiantes que son descubiertos realizando estos fraudes, pero en pocas ocasiones llegan a mayores instancias. No obstante, el alumno entrega los trabajos sea como sea pero ¿quién es el que aprende al final? El estudiante queda satisfecho al pasar inadvertido en estos hechos pero lastimosamente cuando salen al campo laboral, es difícil para ellos desarrollar un juicio crítico a la hora de resolver problemas cotidianos.

Fuente: iStock

¿Qué pasará cuando regresen las clases presenciales?

Como si nada ya vamos por el tercer año de un nuevo inicio de clases completamente virtuales y para la mayoría de estudiantes de instituciones públicas y privadas crece la incertidumbre de cuándo regresarán a la presencialidad. Muy seguramente cuando eso pase se verá cómo el estudiante aprendió de manera distinta a la que solía estar acostumbrado antes del COVID-19.  

En conclusión, se notarán las deficiencias adquiridas y como el dejar que otras personas realicen sus actividades los hará inútiles ante las nuevas exigencias académicas.

¿Y tú qué opinas? Déjame saber tus comentarios al respecto, ¿tú pagarías para que algún extraño realice tu tareas?

Hasta la próxima 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más