En medio del durante

Una reflexión y llamados a los liderazgos del país para salir de esta crisis tras 10 días de bloqueos.

Carta abierta de un ciudadano en plena crisis política

Hemos vivido en una continua crisis política desde el inicio de este gobierno fallido. Por ello, esta convulsión social, motivada por altos niveles de polarización y elevados indicadores de riesgo de conflicto, era inminente. Lo que sucede hoy es el cúmulo de muchos años de represión, mal liderazgo, hartazgo ciudadano y abuso de poder. A nadie que haya seguido la coyuntura de nuestro país le sorprende que hoy por hoy, estemos en esta situación. 

Al inicio de las manifestaciones y bloqueos, expliqué que, si bien los bloqueos siempre serán ilegales por su razón de ser y limitación a la libre locomoción, comprendía su existencia como mecanismo utilizado por grupos de la población que suelen ser marginados (como los campesinos y líderes indígenas) para llamar la atención de las autoridades estatales y como una herramienta política para posicionar las consignas de las manifestaciones en la opinión pública. 

Ahora, más diez días después del estallido social, los bloqueos permanecen sin haber logrado que se ejecuten sus consignas y generando conflicto. Lastimosamente, no hay renuncias por parte de aquellas autoridades que han perseguido y atentado contra los derechos guatemaltecos. Al contrario, se aferran a sus puestos y se aprovechan de la creciente división entre los mismos grupos que exigen su renuncia. 

De igual forma, hay total desconexión y falta de acuerdos entre actores políticos y de poder que podrían ponerle fin a la crisis. Esto significa que los bloqueos solo han sido eficientes para llevar un mensaje y que han fracasado como medidas de presión para forzar las solicitudes de una gran parte de la población. Por esa razón, por las pérdidas económicas que conllevan en un país en vías de desarrollo y por la fragmentación que generan entre los mismos ciudadanos, hago un llamado para que los bloqueos sean cosa del pasado y que las manifestaciones se concentren, de manera pacífica siempre, en las plazas y frente a las sedes de las instituciones que, como agentes de poder, tienen en sus manos las soluciones a esta crisis. Además, cabe resaltar que ninguna manifestación debería caer en narrativas que alienten la lucha de clases y el resentimiento, los mensajes anticlericales o racistas, ni la agitación violenta. El mensaje debe ser uno, general y claro, que es la lucha loable por el respeto a la libertad en la democracia; un sistema de gobierno que han intentado cooptar algunas autoridades embriagadas de poder y cegadas por ideologías radicales e intereses mezquinos.

La fuerza ética de este reclamo social (apoyado no solo por el movimiento indígena campesino, sino por sectores universitarios, académicos y productivos del país) radica sobre todo en la capacidad de mantener la paz para hacer llegar consignas imprescindibles para el rescate del país. Pero eso, en este preciso momento, no está sucediendo. Las manifestaciones pacíficas se han tornado violentas, independientemente de si los vándalos son infiltrados o si forman parte de los mismos grupos campesinos. Da igual, porque violencia es violencia y con cada hecho registrado, pierde legitimidad aquel movimiento ciudadano orgánico que se levantó en contra de la corrupción y persecución injusta de algunas autoridades.

Sostengo que todo cambio de raíz y extirpación de los males de un sistema, serán incómodos. Deben serlo. Estos son los platos rotos que pagamos luego de tantos liderazgos fallidos que hemos permitido que nos gobiernen. Pero de la incomodidad a la irresponsabilidad hay un paso. Lo que comenzó siendo incómodo pero necesario, hoy ha llegado a ser irresponsable y peligroso. Exijo a los líderes de la nación a que se sumen al clamor popular para exigir los cambios que solicita la ciudadanía, pero bajo un auténtico Estado de Derecho, en el que se respeten las leyes constitucionales y prevalezca el diálogo. A las partes enfrentadas, les recuerdo que es de urgencia nacional, que hagan a un lado sus egos y diferencias para ocupar los puestos en la mesa de la mediación y acordar, con madurez política, una ruta de país en el que siempre reine la paz.

JUAN DIEGO GODOY ESCOBAR

Periodista y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más