Entre señas y tatuajes: la comunicación de pandillas en Guatemala

El lenguaje de las pandillas en Guatemala es una jerga representativa de las agrupaciones y está basada en señas, dibujos y palabras. Conoce más al respecto.

Antes de abordar el lenguaje de una comunidad, es importante conocer sus particularidades y qué o quiénes la conforman. Por tanto, es necesario describir la función de una pandilla y su conformación.

Sosa, R. (2024) en su conferencia para la empresa Criminología y Prevención, indica que el término “pandilla” se refiere a 

“una agrupación de individuos que provienen de lugares marginados y siguen un conjunto de reglas y tradiciones, con relaciones de autoridad y estrategias comunes para desarrollarse”.

Las maras no son sinónimo de terrorismo. Estas pueden infundir temor, pero su finalidad no es gobernar, sino incrementar sus ganancias, según Sosa. En Guatemala, las pandillas principales son la Mara 18 (MS18) y Mara Salvatrucha 13 (MS13). Ambas lideran también a nivel centroamericano y su lenguaje varía según el país, pero tienen los mismos conceptos de base, lo que permite tomar referencias de Centroamérica.

Un código exclusivo

La comunicación escrita entre pandilleros se determina “willa”, que es una jerga representativa y que incluye el lenguaje conocido como “caló”. El objetivo es crear un código exclusivo para evitar que personas ajenas a la agrupación comprendan el mensaje. 

Muñoz, P. (2019) explica que las maras necesitan comunicarse de forma eficaz para mantener la cohesión del grupo, trasladar órdenes y tener un medio de propaganda. Para ello, es necesario que los mensajes no puedan ser descifrados por las fuerzas de seguridad. Estas agrupaciones incluyen palabras con doble denotación y otras características que representan a su barrio.

A continuación, se brinda una tabla con algunos ejemplos de su jerga y su significado:

La jerga, su origen y expansión

El origen de la jerga presentada de las maras data de años atrás. Las pandillas iniciaron en los años 60, según Sosa, en Los Ángeles, Estados Unidos (EE.UU). Luego se expandieron tras los Acuerdos de Paz salvadoreños de 1962, que ocasionaron deportaciones de pandilleros de EE.UU hacia El Salvador. 

Así, tras los años, se desplegó el poder de los máximos representantes y pioneros de las pandillas hacia el resto de Centroamérica y Europa.

“Aunque, en Guatemala el primer antecedente que se tiene de las maras se da en los años 80 (...) con la Mara Five y la Mara 33”.

Blanco, S., Estrada, M., Sánchez, M., Urbina, M. y Woods, L. (2020). Pág. 7.

Conforme fueron creciendo, las maras crearon un término específico para el rol de cada uno de sus miembros. Esos conceptos varían según el grupo, al igual que la cantidad de puestos. Aunque la MS18 y MS13 tienen jerarquías parecidas con significados similares, algunas atribuciones son diferentes, como lo detalla la siguiente tabla:

Por Yolanda Tórtola. Fuente: Blanco, S., Estrada, M., Sánchez, M., Urbina, M. y Woods, L. (2020).

Esta jerarquía en las pandillas determina la forma en la que sus miembros se comunican entre ellos. También crea una estructura de superioridad e inferioridad según el cargo que ostenta cada involucrado y establece etiquetas. Esto hace que puedan entenderse entre ellos en lugares privados y públicos sin lugar a confusiones. Asimismo, limita las acciones de cada integrante.

Por último, se puede afirmar que el lenguaje presentado pone en desventaja a quienes no son miembros de las agrupaciones mencionadas. Sin embargo, es interesante como personas ajenas utilizan algunos de esos términos en la vida cotidiana (entre amistades, principalmente). Pero, pocas veces conocen el origen y las intenciones de tales conceptos.

Lo anterior manifiesta que las realidades lingüísticas pueden mezclarse en algún punto y que no siempre será de una manera consciente. No obstante, las pandillas lograron concretar un sistema que va un paso adelante de las autoridades y que no pretende enseñarse, sino ocultarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más