¿Estar en pareja engorda? información que debes conocer

Probablemente hayas escuchado de algún amigo o miembro de la familia decir que desde que inició su relación o desde que contrajo matrimonio, ha aumentado un par de kilos no deseados, por ello es común que asociemos el aumento de peso con el estar en pareja.

Probablemente hayas escuchado de algún amigo o miembro de la familia decir que desde que inició su relación o desde que contrajo matrimonio, ha aumentado un par de kilos no deseados, por ello es común que asociemos el aumento de peso con el estar en pareja.

Según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante el 2022, se calculó que 1 de cada 8 personas en el mundo, sufría de obesidad. Se vio un aumento en comparación a años anteriores a la pandemia del Covid-19 debido a múltiples causas, como la restricción de locomoción, limitación de acceso a supermercados e incluso, podríamos mencionar el estrés, ansiedad y depresión que pudo provocar en parte de la población dicha pandemia.

Fotografía: Depositphotos, 2023.

Desde el 1990 y el resto de la década de los 90’s, la tasa de obesidad en adultos alrededor del mundo se ha más que duplicado hasta nuestra actualidad y la tasa de obesidad en adolescentes y niños se ha cuadruplicado. 

Durante el 2023, según datos de la Organización Panamericana de Salud (OPS), el 43% de los adultos mayores de 18 años en adelante tenían sobrepeso, incluyendo adultos de la tercera edad, mientras que el 16% vivían con obesidad, según la clasificación proporcionada por el Índice de Masa Corporal (IMC). 

El IMC es la relación entre la masa corporal de una persona y su estatura, este también es útil para evaluar el estado nutricional para personas con poco peso o peso inferior al saludable para determinar cuánto peso deben aumentar si en dado caso es necesario para una intervención quirúrgica o tratamiento. Según la OMS, el IMC es uno de los principales recursos para evaluar el estado nutricional y se determina mediante la siguiente fórmula.

Imagen: Dr. Rubén Luna, Cirujano Bariátrico

Si no cuentas con el dato de tu peso en Kilos, solo debes dividir el total de tu peso en libras en 2.2.

Luego debes obtener el dato de tu estatura en metros cuadrados o m2, este es el resultado de tu estatura en metros multiplicada por ella misma.

Vamos a colocar un ejemplo:

Mujer de 1.58 metros con un peso de 150 libras.

150/2.2 = 68.18 kilos      

1.58 x 1.58 = 2.49

68.18 / 2.49 = 27.3 de IMC

Ahora que ya sabemos cómo calcular nuestro propio IMC, debemos verificar según su escala de clasificación a qué categoría perteneces para obtener mayor información de nuestro estado nutricional. Dicha clasificación es la siguiente:

Tabla: Organización Mundial de la Salud (OMS)

En Guatemala la situación es bastante similar que en el resto del mundo, según datos de la World Obesity Federation. Durante el 2016, la prevalencia de sobrepeso y obesidad entre adultos en Guatemala, era del 61.5% en mujeres y del 53.1% en hombres, lo que representa un aumento del 11% desde el año 2000. 

Según las proyecciones globales de la tasa de obesidad para el año 2024, se estima un crecimiento anual del 3.5% en adultos y del 3.1% en niños en Guatemala, de acuerdo con la OPS.

¿Cuál es la diferencia entre Obesidad y Sobrepeso?

Si bien ambos significan un peso mayor al que deberíamos tener según los parámetros establecidos según edad, talla y género de cada persona de forma individual, no son exactamente lo mismo.Según la definición determinada por la OMS el sobrepeso se define como un exceso de masa grasa en el cuerpo, acompañado de un IMC mayor a 25 kg/m² y la obesidad se define de la misma forma, con un cambio en el IMC mayor de 30 kg/m².

Fotografía: Infobae, 2023

Además del IMC, los profesionales de salud pueden utilizar otros métodos de medición y scanners para determinar nuestro estado nutricional, ya que como se mencionó anteriormente, debe ser individualizado por la talla, edad, género e incluso, patologías o trastornos preexistentes. Algunas de estas herramientas pueden ser más o menos precisas que utilizar el IMC, depende por supuesto de la accesibilidad que se tenga a unos métodos u otros, entre algunos podemos mencionar:

  • Medición de pliegues cutáneos
  • Cálculo del perímetro muscular
  • Impedancia Bioeléctrica
  • Body scanner infrarrojos
  • DXA o Densitometría ósea digital

Por supuesto todas las herramientas mencionadas pueden reflejar diferentes resultados según la técnica o fórmula empleada y deben ir acompañados de un examen físico clínico y exámenes de laboratorio de heces, sangre u orina como complemento para otorgar información fundamentada e integral para cada persona.

La obesidad no es solo cuestión de apariencia, es una condición compleja que puede tener graves repercusiones en la salud, según palabras textuales de la OPS. Muchas de las enfermedades relacionadas con la obesidad, están constantemente en aumento y también influyen en el alza de los índices de mortalidad vinculados a enfermedades prevenibles, sobre todo si se posee sobrepeso u obesidad y se acompaña del consumo de alcohol y tabaco. 

Algunas patologías que se pueden mencionar son las cardiovasculares, la diabetes mellitus, patologías renales y el cáncer de varios tipos, que se encuentran entre las principales causas de muerte a nivel mundial y en el país.

Más allá de la pareja: la dimensión social de la obesidad

Un estudio que se llevó a cabo en la Universidad de Queensland, en Brisbane, Australia, durante junio del año 2018, proporcionó datos que apoyan con evidencia, que las mujeres en relaciones estables tienden a ganar algunos kilos no deseados durante el inicio y desarrollo de su relación de pareja, que aquellas que están solteras.

El estudio desarrolló una recolección de datos de 6,458 mujeres durante un periodo de 10 años, en el cual se pudo observar un incremento de peso con un promedio de 7 kilos en las mujeres comprometidas, cifra que nos genera una sorpresa, pues dicho estudio presenta que es un 30% más de aumento de peso, en comparación de las mujeres solteras.

Otro que podemos mencionar, es un pequeño descubrimiento publicado por una marca líder en Europa en productos para perder peso de forma saludable y eficaz, llamada XLS Medical. Se llegó a la conclusión que enamorarse, tiene una relación con la obesidad o sobrepeso. Esta encuesta fue llevada a cabo en el 2015, con el apoyo de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y asegura que enamorarse, está relacionado con un aumento de peso de unos 4,5 kilos aproximadamente. El aumento se desarrolla desde el inicio de la relación, hasta que esta se daba por consolidada o finalizada.

Al analizar muchos factores asociados a la vida en pareja, se determinó que la vertiente emocional influye en un gran porcentaje en los hábitos alimenticios de una persona. Los encuestados también respondieron en su mayoría, que las discusiones, peleas, tiempo juntos, ingresos y gastos en pareja y/o estabilidad amorosa, influyeron en su peso.

La motivación y mantenimiento estético que se quiere presentar durante el inicio de la relación, el confort posterior a la consolidación de la misma, el tener uno o varios hijos, también afecta a su estilo de vida y hábitos alimenticios.

El estudio de la SEEDO menciona múltiples causas del aumento de peso en pareja, tanto del hombre como de la mujer, ya que se tiende a hacer menos actividad física, se tiende a salir a varias citas durante el inicio de la relación y en su desarrollo, a restaurantes o sitios de comida rápida, así como a regalar chocolates, dulces y comida en general para agradar a la otra persona como una muestra de afecto.

También se tiende a comer más compulsivamente cuando ya se consolidó la relación al relajarnos con la otra persona en casa y dormimos menos. Todos estos hábitos favorecen al aumento de peso.

Un estudio publicado por la International Journal of Obesity en el año 2023, demuestra los efectos que una dieta balanceada puede afectar al ámbito familiar y que los beneficios actúan para quien la inicia. Es decir, que no solo podemos adoptar malos hábitos de la otra persona, también podemos adoptar hábitos buenos y saludables que beneficien a ambos.

El CEO de SEEDO cuenta que informan a todos sus clientes la importancia de mantener hábitos saludables en común en casa, porque el apoyo de todos es primordial para las parejas que adelgazan juntas y señala algo llamativo:

La explicación lógica se encuentra en la dieta de algunos atletas de alto rendimiento, bodybuilders u weightlifters, entre otras disciplinas, en las cuales se consumen bastantes calorías para lograr los objetivos durante entrenamientos, competencias o cualquier otro motivo. 

Algunas dietas de este tipo son altas en proteínas, lo que ayuda al desarrollo muscular, pero algunas también pueden llegar a ser altas en carbohidratos para soporte energético o aumento de peso. Debido a ello, sus parejas adoptan la misma dieta sin tener el mismo nivel de actividad física o metabolismo y aumentan de peso sin desearlo. 

"En esas situaciones, preparamos un plan para que ellas coman lo mismo, pero en menor cantidad, o introducimos pequeñas variaciones"

Afirma

Todo este proceso de análisis de los hallazgos e investigación,  concluye en algunas hipótesis que explican este fenómeno. Una de ellas está relacionada con los hábitos más comunes que se tienen dentro de una relación amorosa, puesto que esto influye a las personas a adoptar rutinas alimenticias menos saludables a las que se tenían estando solteros.

También se demostró que la seguridad y confort emocional que se tiene en la relación de pareja puede estar ligada a una menor preocupación por la dieta saludable, favoreciendo la elección de alimentos altos en carbohidratos, grasas y azúcares, que son potencialmente calóricos y pueden conducir a otras patologías por su alto consumo.

Fotografía: Mi Granja Online, 2023

Sin abordar el grave problema de salud pública que significa la obesidad, es actualmente muy difícil que se alcance la meta de reducir un 30% la tasa de muertes prematuras por enfermedades no transmisibles para el año 2030, estando a tan solo 6 años de la fecha límite.

También podemos mencionar la desnutrición en niños menores de 5 años, debido al sobrepeso alrededor de todo el mundo, siendo este también una preocupación por su incidencia en las tasas de mortalidad infantil, estos son dos objetivos fundamentales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel mundial.El sobrepeso y la obesidad pueden ser prevenidos efectivamente, tanto a nivel individual como colectivo, por ello se realizan las siguientes recomendaciones por los profesionales de salud:

  • Comida casera
  • Snacks saludables
  • Comida rápida saludable
  • Moderación en las porciones
  • Actividad física al menos 3 veces por semana
  • Cambiar las bebidas artificiales por agua
  • Calidad de sueño 
  • Chequeo médico anual

Los países que formaron parte de la 75.ª Asamblea Mundial de la Salud, en 2022, proporcionaron nuevas recomendaciones para la prevención y el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso. En dicha asamblea, también aprobaron el Plan de Aceleración de la OMS para Detener la Obesidad. La OMS hizo un comunicado mundial a políticos, donantes y comunidades para unirse en una respuesta mediante un plan de acción integral para acabar con una de las crisis de salud pública emergentes más graves de nuestros tiempos. 

Estas medidas también recomiendan a implementar regulaciones para proteger a los niños del consumo de alimentos y bebidas poco saludables, políticas de aumento de impuestos y precios orientadas a promover dietas saludables, políticas de etiquetado nutricional detallado de forma visible en todos los paquetes y envasados, políticas escolares sobre alimentación y nutrición saludable, sobre todo por ser una etapa de desarrollo.

Deberían incluir algunas iniciativas para regular la venta de productos poco saludables cerca de las escuelas, colegios e institutos, para reducir el consumo de dichos alimentos por los niños y adolescentes, entre otras acciones clave que suman parte del plan.

El Día Mundial de la contra Obesidad, que se conmemora cada 4 de marzo a nivel mundial, nos recuerda la importancia de trabajar juntos para abordar este desafío de salud global. Al unirnos en este esfuerzo, podemos ver hacia un futuro donde todos tengan la oportunidad de vivir vidas saludables y activas.

Fotografía: Diario La Expansión, 2019

Más allá de la pareja: la dimensión social de la obesidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Graves consecuencias genéticas de la endogamia y el incesto

La endogamia según la Real Academia Española (RAE) es “la práctica de contraer matrimonio entre sí personas de ascendencia común” o “el cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.” Cabe recalcar que, dentro de la endogamia, por supuesto, encontramos también el incesto, que según la RAE es “la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.”
Leer más
Leer más

El suicidio: un problema de salud pública

La base de datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre defunciones da cuenta de más de 10 mil suicidios en los últimos 35 años. Es decir, en promedio 312 personas decidieron quitarse la vida anualmente en Guatemala, desde 1986 hasta 2019, según las boletas de defunción que procesan los registros civiles, antes en las municipalidades y desde 2006 en el Registro Nacional de las Personas (RENAP) pero sin duda no es una cantidad sumamente específica.
Leer más