Hacer las paces con el presente: perfect days

Regularmente las películas nos hacen sentir emociones y sentimientos como el amor, el miedo, tristeza o el suspenso. No obstante, son pocas cintas que conectan con la existencia misma, con la alegría de estar vivos y la aceptación de lo cotidiano. De eso se trata Perfect Days, una película japonesa que explora la relevancia de disfrutar de los pequeños detalles que el mundo nos regala todos los días, y de vivir el presente como lo que es, lo único que importa.

¿Alguna vez te has maravillado por lo hermoso y colorido de algún paisaje o árbol? ¿Has disfrutado en cierto momento al contemplar los detalles, las sombras y las tonalidades de las plantas y la vida misma? Si es así, la película Perfect Days seguramente te gustará. 

Obra de cine japonesa dirigida por el cineasta Wim Wender que fue nominada al Oscar 2024 a mejor película internacional. La misma relata la historia de Hirayama, un señor de avanzada edad que trabaja como limpiador de baños en la increíble ciudad de Tokio. A priori, quizás te preguntarás cuál es la relación entre la vida de este señor y los árboles. 

Pues bien, adentrémonos un poco en la trama de esta fascinante película.

La cinta nos presenta el día a día del personaje protagonista: el horario en que se levanta, lo que hace después de levantarse, su rutina para ir a limpiar baños por toda la ciudad de Tokio y sus pasatiempos durante la noche. Dicha rutina se repite todos los días, de principio a fin y sin casi ninguna modificación. No obstante, resalta la hora del almuerzo, momento en donde Hirayama, se dirige al mismo parque y a la misma banca para sentarse y mientras come un sándwich, toma fotografías de los árboles que le rodean.

Créditos: Variety

En algún momento de la película, Hirayama muestra su colección de fotografías. La mayoría son de árboles, lo cual nos indica que es de sus pasatiempos favoritos. Ahora bien, la fascinación por contemplar las formas, colores y movimientos de las hojas de los árboles tiene un trasfondo: intentar no solo disfrutar de aquellos detalles que, como el reflejo de un espejo, aparecen frente a nuestros ojos, sino también, aceptar lo que la vida nos entrega todos los días, a toda hora, en cada instante.

Y es así como en el personaje de Hirayama se presenta una dualidad existencial. Por un lado, tenemos al limpiador de baños, sin lujos y viviendo en un apartamento pequeño. Incluso el director de la película juega con esta cara de la moneda al introducir en la trama a la hermana de Hirayama, la cual tiene una vida acomodada, un lujoso auto y un esposo con status. 

Pero, por otro lado, vemos la cara más sensible del personaje, un Hirayama agradecido con el mundo, humilde, de buen corazón y sobre todo, receptivo ante esas “sonrisas” que le brinda la vida.

Créditos: Blockbuster Keaton

Hay tres situaciones en donde el director realza la habilidad de Hirayama de abrazar su realidad. El primero de ellos, tiene relación con los cassettes que colecciona y que escucha regularmente. Cada día, al ir al trabajo, coloca en su camioneta de trabajo un artista distinto. En un tramo de la película, conoce a una joven de unos 18 o 20 años, quien es amiga de un chico que trabaja con él limpiando baños. 

Curiosamente, la chica escucha una de las canciones y queda fascinada, tanto así que “toma prestado” el cassette. Días después, se encuentra con Hirayama y se lo devuelve, pero antes de irse, le da un beso en la mejilla. La sonrisa y los ojos de nuestro personaje ante tal suceso lo dicen todo, en una mezcla entre felicidad, sorpresa e ingenuidad.

Créditos: The Hollywood Reporter

Con más intensidad, podemos observar esa receptividad de Hirayama ante los detalles simples y las situaciones inesperadas cuando se encuentra con una persona que tiene una enfermedad terminal. Por circunstancias de la trama, conoce a esta persona e intercambian una cerveza y un cigarro. La situación se pone menos tensa cuando de repente, deciden jugar con sus propias sombras, en un acto de rebeldía contra la incertidumbre de sus destinos y lo agobiante que puede ser la vida. 

Durante estos segundos, intentan saber si al contraponer sus dos sombras, la oscuridad de ellas es más intensa. Realmente, lo que logran es disfrutar aquellos segundos como si fueran unos niños, sin penas o preocupación alguna por el porvenir.

Finalmente, quizás la parte en donde se expone de forma más directa el mensaje del guion, es cuando Hirayama se encuentra manejando bicicleta junto a su sobrina de nombre Niko. De repente cruzan un puente y, frente a la preciosa vista de un río y las tonalidades pastel del atardecer apremiante, su sobrina le pregunta si el cauce del río culmina en el océano. Hirayama responde que sí.

Sin embargo, Niko le pregunta si desea ir a donde el río y el océano se encuentran, a lo que Hirayama responde con un “en una próxima vez”. La joven, quien claramente desea contemplar ese lugar, le pregunta que cuándo será esa “próxima vez”. Hirayama responde “próxima vez, es próxima vez, ahora es ahora”. Luego de la conversación, siguen avanzando en bicicleta y cantando las dos últimas frases que dijo nuestro protagonista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más