Happy Place: Vida Adulta y la Búsqueda Incansable de la Felicidad

Sentirse perdido en la vida adulta no sólo es aceptable sino un fenómeno bastante común. Happy Place nos hace sentir escuchados a la vez que conmueve con una historia que batalla entre el amor propio, el amar tanto para dejar ir o para empezar de nuevo.

En Happy Place, una amalgamación de drama y realidad. Wyn y Harriet están abrumados por la inminente reunión anual de su grupo de amigos. En años anteriores, esta reunión era el evento más esperado, pero esta vez tienen el minúsculo problema de que su relación terminó hace ya seis meses, pero nadie sabe nada al respecto.

Este libro es un viaje melancólico que impide al lector decidir en dónde quiere quedarse, en el pasado donde todo fue fácil y romántico o en el presente donde el crecimiento personal de sus personajes los posiciona en el momento más oportuno de su vida…pero no pueden estar juntos.

Emily Henry aborda la adultez y lo que conllevan las relaciones humanas cuando la vida de cada uno empieza a cambiar desde una perspectiva dura y bastante difícil de admitir. 

A pesar de los golpes de realidad, un poco personales he de admitir, Henry valida las emociones adultas de querer volver al pasado, que querer revivir momentos que muchas personas nos piden “superar” porque “ya somos adultos.” 

Es más, este libro es una carta de amor a las amistades que formamos en el punto más vulnerable de nuestras vidas, donde las necesitamos más, y nos recuerda que la distancia, los conflictos y la necesidad de espacio personal es válida pero no debemos permitir que todo eso nos aleje del lugar seguro, cómodo y feliz que pueden ser estas personas.

Portada del libro Happy Place (2023) de la autora Emily Henry. Fuente: sitio web Goodreads

Pero Happy Place no sólo nos conmueve la amistad y la sinceridad que la fortalece, Henry nos ofrece una visión sensible, pura y de repente catastrófica del amor y las decisiones adultas que irrumpen con la comunicación saludable y terminan en un mar de dudas y preguntas: “¿Y si hubiera hecho? ¿Y si hubiera hablado? ¿O escuchado mejor?” Wyn y Harriet simplemente son la epítome de una relación inundada por ansia y confort a la vez, dejándonos incluso deseando una precuela para encariñarse aún más con su historia de amor.

Para quienes nos sentimos perdidos en nuestra vida personal, profesional o sólo en general en la vida, Happy Place nos recuerda que sentirse así está más que bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más