029 ¿Héroe o villano?

En el presente texto se hace el cuestionamiento de la utilidad real del tipo de contratación 029 “Otras remuneraciones de personal temporal”, por lo que se hace la interrogante de qué tanta utilidad y cuál es el enfoque real de dichas contrataciones, ya que algunos funcionarios públicos hace usos indebidos de este tipo personal.

En Guatemala, específicamente en el poder ejecutivo del país, se manejan diferentes tipos de contrataciones y hay diferentes tipos de renglones en los que las personas pueden ser contratadas, siendo el más común el 029  “Otras remuneraciones de Personal Temporal”. 

Dentro de dicho tipo de contrato, suelen manejarse honorarios que van desde los Q4,000.00 a los Q30,000.00 y dependen del grado académico con el que se cuente, ya que pueden ser servicios profesionales o bien, servicios técnicos.

El renglón se divide en: servicios técnicos o profesionales y los honorarios, dependiendo de quién haya sido la persona que te consiguió el trabajo, el salario puede variar desde los Q4,000.00 hasta los Q25,000.00. 

Hasta el momento todo bien. Pero este tipo de contratación a veces trae consigo ciertas malas prácticas, como son las plazas fantasma, la contratación de personas sin experiencia, los altos honorarios a personas que ni siquiera llegan a trabajar y así, podemos seguir describiendo ciertas irregularidades, pero hoy nos centraremos en mi favorito, “La talacha”.

Pareciera que solo en los centros preventivos se usa ese término, pero no, este es un tipo de práctica más limpia, un crimen de guante blanco. Funciona de la siguiente manera: Yo, Juanito, te contrato a ti Pedrito, siendo una persona recién graduada del colegio, sin experiencia laboral, pero te ofrezco una plaza por la cómoda cantidad de Q10,000.00, salario que, para ganar en la entidad privada, es necesaria como mínimo, una maestría. 

Yo Juanito, te voy a cobrar un derecho de piso y no te va a costar mucho, solamente Q2,000.00. Por lo que Pedrito accede y piensa: “Quitando el 5%, aún tengo bastante plata”. Y así como Juanito y Pedrito, hay muchos casos, ya que es la forma más fácil para ciertos funcionarios de tener hasta Q10,000.00 extras, si no es que más, sin sudar ni una gota. 

Es una práctica sucia, es aprovecharse de las personas y de los recursos del Estado y es algo a lo que muy poco se le presta atención. Es necesaria la reforma a la Ley de Contrataciones del Estado, Decreto 57-92, así como de otras normativas que regulen el proceso de contrataciones del personal 029 “Otras remuneraciones de Personal Temporal”, para tener mayor transparencia, control y sobre todo, buenas prácticas en dichos procesos.

Es necesaria la creación específica de una normativa que regule como tal las contrataciones, ya que existen en Guatemala, pero no regulan el proceso de contratación.

Usted juzgará por sí mismo o por la experiencia propia o algunos conocidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más