Influencia de los patrones culturales en las niñas, adolescentes y mujeres guatemaltecas

El contexto y los patrones culturales han afectado a las mujeres desde generaciones atrás, a partir de ello radica el embarazo en adolescentes, violencia y maltrato psicológico, deserción escolar y otros. No se puede juzgar desde el privilegio, porque la crianza de cada individuo ha sido distinta, ayudar a una mujer cercana y hacerla sentir segura a través del reconocer su valor puede ser apertura para nuevas y mejores generaciones, generaciones que rompan patrones. Se relata la historia de tres mujeres que viven situaciones difíciles a nivel personal, familiar y laboral, mujeres que crían y educación a sus hijos teniendo como único fuerte: “los patrones culturales toxicos”

En toda comunidad educativa se observa diariamente el rol de las mujeres y por ende la crianza de las niñas. Se aprecia a cada mamá enfrentar situaciones de manera individual siendo estas positivas o negativas, muchas como resultado del machismo que aún abunda en el país, pero también vemos a mujeres con miedo a romper estereotipos o realmente los patrones de crianza, que van de generación en generación. 

Antes de dar a conocer dos casos, se describen a continuación los diferentes términos que se usarán a lo largo del texto.

Ilustración: Sol Cotti.
  • Patrón cultural: debido a sus múltiples significados, en el contexto cultural un patrón es un suceso o acción, manifestación de actitudes recurrentes, que son constantes y no cambian. Suele también estar relacionado a los comportamientos, pensamientos, o ideas que una sociedad representa, estos suelen ser de manera consciente o inconsciente.
  • Machismo: actitud o idea de superioridad al género femenino o que reniega actitudes relacionadas a la mujer. 
  • Mito: descripción de un hecho no comprobado, no posee veracidad.
Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

A lo largo de mi carrera como docente he tenido la oportunidad de conocer y convivir con muchas mujeres diariamente, mujeres de todas las edades, desde estudiantes con 5 meses de edad hasta compañeras de trabajo entre los 24-50 años de edad. Ante todo esto, he podido observar que en su mayoría debido a sus posibilidades, han crecido en hogares o formado hogares con personas que las maltratan física o psicológicamente y al escuchar las historias de cada una, todas llegan a la conclusiones como: 

“¿Y que podía hacer? Si nadie me enseñó”.

“Mi mamá me dijo que si me iba de la casa era para estar con mi marido”.

“Seño, él no me deja planificar porque dice que Dios nos mandó a nuestros hijos”.

Ilustración: Sol Cotti

Hace más de un año conocí a Sandra. Una señora de 33 años que a la fecha (2023), tiene 7 hijos, 3 niñas y 4 varones. Una de las niñas con 14 años dejó de estudiar, cuida a sus hermanos y ahora trabaja en “el monte” como ellas dicen. A Sandra como mamá se le ve siempre descuidada. Sin embargo, ella sigue pensando en que Dios la bendice con sus niños a pesar de las penas. De sus 7 hijos, solo dos asisten al centro escolar por ser los más pequeños y además, reciben bolsa de alimentos y otros beneficios por estar inscritos.

También, está la historia de Brenda. A pesar de ser una mujer joven nunca estudió, apoyó a su mamá con los gastos de la casa desde temprana edad. Tiene una niña de 3 años y un bebé. Actualmente, “la educación ahorita en preprimaria “ no es importante.

Por otro lado, Rosa tiene 3 hijos, 2 varones y 1 niña. La pregunta que cualquiera se haría en este caso es: “¿y eso en que afecta?, es su vida”. Sin embargo, Rosa tiene a una niña de 5 años quien la observa y ve cada actitud de su mamá. La pequeña no quiere usar uniforme porque dice que tapa su cuerpo, en los recreos se aburre, que según esos juegos son de niños y que mejor quiere limpiar u ordenar la escuela porque eso si es de grandes, incluso quiere mantener conversaciones con temas de “adultos”.

En cada caso, los más afectados son los menores. Podemos notar que en los 3 casos prevalece la crianza de mamá, viven con mamá, mamá es el ejemplo y mamá es mujer. Cada una de ellas tuvo una crianza distinta, pero las tres han mantenido patrones culturales a raíz del machismo e ignorancia. Estos mismos patrones serán tomados inconscientemente por los niños y estos a su vez, repetirán las historias. Aunque, en Guatemala el papel o rol de la mujer ha cambiado, lamentablemente solo llega y salva a cierto porcentaje de mujeres en cada comunidad. Hablar desde el privilegio es muy sencillo, pero todo tiene una raíz sociocultural, estilo de crianza, pobreza y violencia intrafamiliar.

Como mujer, quisiera dar una solución, pero desde nuestros espacios es mínimo el cambio que podemos realizar, empoderar a las mujeres es más que decirles: “ánimo, te ves bien” “Déjalo, no te vas a morir por él” “hazlo por tus hijos”. Porque salir de ese laberinto es mas que eso.

Desde nuestras aulas, espacios, trabajos o comunidades procuremos a las niñas y a las mujeres, para darles o apoyarlas con alternativas, en escucha y estima. Evitando así, que los niños y niñas sigan siendo criados con patrones culturales tóxicos.

Ilustración: Sol Cotti
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más