Irreversible. Porque el tiempo, y el morbo, lo destruye todo.

¿Cómo llegamos a descubrir la existencia de esta película? La mayoría, reconocerá que fue atraída por la morbosidad que promueve. Aunque lo “morboso” lleva consigo una connotación negativa, es precisamente este morbo el que constituye parte integral de la experiencia de esta película y sin duda un recurso que el director tenía en mente.

Escrita y dirigida por el provocador Gaspar Noé, esta película marca su segundo largometraje. En su reparto destacan nombres como Vincent Cassel, interpretando a Marcus, Albert Dupontel como Pierre, y Monica Bellucci en el papel de Alex. Vale la pena señalar que Cassel y Bellucci eran pareja en ese momento, lo que añade un matiz adicional de morbosidad a la película, considerando lo que sucedió en la trama. 

La película narra una historia de venganza desatada tras la brutal agresión hacia Alex. Sin embargo, la trama va más allá de este acto violento, adentrándonos de forma intensa en el submundo parisino y explorando las complejidades de los personajes, así como las tensiones que se desatan en diferentes situaciones. Narrativamente, la película adopta un enfoque no lineal, siguiendo el ejemplo de la aclamada “Memento” (2000) de Christopher Nolan. 

Desde el principio, nos sumerge en un torbellino de emociones violentas al comenzar desde el final y retroceder hacia el principio, generando confusión y al final, una profunda indignación. La impresionante musicalización de la película fue compuesta por Thomas Bangalter, quien forma parte del dúo musical Daft Punk.

Al inicio, nos encontramos sumidos en la confusión, sin comprender del todo lo que está sucediendo. Desde el principio de la película, somos testigos de un diálogo perturbador entre dos hombres, donde uno admite haber estado encarcelado por acostarse con su propia hija. Este diálogo enfermizo se ve complementado por un manejo de cámara errático, que nos sumerge en una profunda sensación de malestar.

No solo nos afecta el contenido de la conversación, sino también las imágenes que nos hacen sentir mareos. Sin embargo, es esta conversación inicial la que establece un diálogo que será importante para comprender la película: “El tiempo lo destruye todo”.

Después de ese desconcertante inicio, somos llevados al club nocturno “Rectum”. La propia naturaleza del club es objeto de polémica, ya que se trata de un espacio LGBTQI+ con una temática sadomasoquista, donde se despliegan escenas explícitas y un discurso altamente homofóbico. Además, es donde se encuentra el agresor. 

Para el crítico de cine David Edelstein, “Irreversible” podría ser considerada la película más homofóbica jamás realizada. En “Rectum”, nos encontramos con Marcus siendo trasladado en una ambulancia, mientras que Pierre es llevado por la policía tras ser arrestado. La ausencia de contexto contribuye a la confusión inicial. Pero a medida que avanza la trama, descubrimos que tanto Marcus como Pierre entraron al club con un estado alterado, en busca de Tenia, a quien más tarde, identificamos como el agresor.

Poster promocional para Japón. Fuente: Mubi.

Las escenas que tienen lugar en “Rectum” son impactantes. Si anteriormente la cámara ya mostraba un movimiento errático, ahora se intensifica aún más, acompañada de una melodía oscura y perturbadora que aumenta en intensidad con el paso del tiempo. La secuencia en “Rectum” culmina con la consumación de la violencia física de una manera extremadamente gráfica. 

Hasta este punto, todo lo que sabemos es que Pierre ha sido detenido, Marcus ha sido atacado y se ha cometido un homicidio atroz. Sin embargo, aún nos queda por descubrir el motivo detrás del intenso odio con el que buscaban a Tenia.

A medida que la historia avanza, nos damos cuenta de que Alex fue agredida, más específicamente violada por Tenia, el mismo individuo al que Marcus y Pierre estaban persiguiendo con tanto odio. Aquí es donde el morbo y la repugnancia que tanto impactaron en la audiencia se comprende. La escena de la agresión se extiende durante casi nueve minutos, sin ningún corte aparente, dejando una impresión enfermiza en la mente del espectador. La escena es cruda, sin duda y su duración puede resultar inexplicable para muchos. 

No obstante, el director Gaspar Noé, defendió firmemente la inclusión de esta escena, argumentando que era necesaria para transmitir de manera contundente la repugnancia y la brutalidad del acto de violación. Se ha comentado incluso, que fue la misma Monica Bellucci quien dirigió artísticamente este infame momento. 

Esta escena en particular, provocó reacciones diversas durante la proyección de la película en el Festival de Cannes de 2002. Muchos espectadores abandonaron la sala de exhibición, mostrando su repugnancia, tanto hacia esa escena específica, como hacia el contenido en general de la película.

Fuente: Les Cinémas de la Zone, StudioCanal. Mubi.

Indudablemente, Gaspar Noé logró dejar una huella imborrable en el mundo del cine con su película, asegurándose de que la gente siguiera hablando de ella, incluso más de 20 años después de su estreno. La violencia cruda y perturbadora exhibida en todos sus aspectos buscaba precisamente eso: perturbar a la audiencia y generar un debate acalorado sobre el contenido artístico de la película y sobre la naturaleza misma de la violencia representada en la pantalla.

A medida que la película llega a su conclusión, empezamos a descubrir un poco más sobre la relación algo peculiar entre Alex, Marcus y Pierre. En este punto, la cámara adopta una postura más estable, transmitiendo una sensación de calma que contrasta drásticamente con la intensidad anterior. Nos sumergimos en discusiones sobre la libertad sexual y el erotismo, en un ambiente casi apacible. 

Este cambio tan marcado en el tono de la película resulta impactante, especialmente considerando la exhibición de violencia extrema que presenciamos anteriormente. A medida que la trama avanza hacia su desenlace, esta atmósfera tranquila nos va revelando detalles que solo aumentan el impacto de lo sucedido anteriormente. 

La inestabilidad vuelve a surgir al final de la cinta, ya sea por los eventos que se desarrollan linealmente en la narrativa o por las emociones y preocupaciones iniciales de Alex antes de los acontecimientos.

La película concluye con el impactante mensaje: “El tiempo lo destruye todo”. En una sola noche, en ese lapso de tiempo, todo cambió para Alex, Pierre y Marcus. Con ese mensaje final, se resalta la fragilidad de la vida humana y como el paso del tiempo puede transformar nuestras vidas de manera irreversible.

Polémica, con una dosis de violencia impactante y hasta exagerada, además de un toque de morbosidad que ha generado numerosas críticas negativas. A pesar de ello, es imposible permanecer indiferente ante ella. Actualmente está disponible en Mubi.

Fuente: Les Cinémas de la Zone, StudioCanal. Mubi.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más