Juntos, pero no revueltos: política y comunicación

La política y la comunicación son elementos importantes para la gobernabilidad. La comunicación ejerciendo ese puente entre un gobierno y sus ciudadanos, de alguna manera transformando la política en información digerible para la población.

No es secreto que la política y la comunicación tienen un dinamismo especial. La política funciona en parte gracias a la comunicación y gracias a la forma en la que está la transforma en algo digerible, viral y hasta cierto punto plausible.

La política y la comunicación llevan una relación estrecha desde Platón y Aristóteles con esa retórica de las plazas públicas de varias ciudad-estado de la antigua Grecia, pasando por los diferentes imperios y cómo estos utilizaban la divulgación de actos heroicos u obras de los gobernadores para lograr aceptación entre los ciudadanos.

Por supuesto que esta relación iba a ir evolucionando a tal punto que el mismo sociólogo alemán, Max Weber, llegó a referirse a este fenómeno como “la comunicación se ha orientado a fortalecer el mandato de un determinado tipo de dominación y, de esta forma, garantizar la obediencia de los ciudadanos”. Haciendo alusión a que la comunicación funciona como un disuasivo e instrumento de dominación de los gobiernos para sus ciudadanos. 

Si bien la comunicación política no fue conocida con ese término hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el nazismo utilizó al aparato estatal con sus técnicas de propaganda para ir permeando en los alemanes esos ideales fascistas, hoy puede considerarse a la comunicación política como un elemento importante dentro de la ciencia política.

En el contexto actual, la comunicación de los gobiernos es esencial para mantener ese puente de interacción entre políticos y ciudadanos. Gobernantes han revolucionado la manera en la que interactúan con la ciudadanía, como Nayib Bukele en El Salvador, al publicar información oficial a través de la red social “X” o Twitter, como era antiguamente conocida.

Presidente de la República de El Salvador. (2020). Fotografía oficial extraída del sitio web del Gobierno de la República de El Salvador.

En el contexto guatemalteco, los gobiernos no han tenido una comunicación efectiva, sobre todo cuando lo comunicado no se refleja realmente en los resultados o la manera en la que afrontan las distintas crisis políticas. En el gobierno de Alejandro Giammattei, por ejemplo, la comunicación fue deficiente, especialmente cuando debían atender los cuestionamientos de la sociedad civil, denotando una falta de estrategia eficiente.

Gobierno de Guatemala. (2023, 4 febrero). Kevin López Oliva brinda declaraciones a la prensa. Plaza Pública.

En las primeras semanas de gestión del gobierno de Arévalo, la comunicación ha mejorado considerablemente, quizás podemos asumir que se ha rodeado de mentes frescas que han ayudado a transmitir por medio de las redes sociales las acciones del presidente y su gabinete, no obstante, esto no es algo propio de la actual administración.

Estamos ante las puertas de un cambio en la comunicación política. Diputados, ministros y otros funcionarios han aumentado su interacción en redes sociales con la sociedad civil, tanto para temas de fiscalización, como temas de gobernabilidad, indicativos de una política que se está reinventando y dejando atrás la manera tradicional de interactuar.

Incluso aquellos que formaron parte del oficialismo durante años y que ahora son oposición, se han visto obligados a optar por estas metodologías, probablemente advertidos que, de no hacerlo, pueden perder un porcentaje del electorado para futuras elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Alcalde, Síndico o Concejal

¿Es el Alcalde o Alcaldesa la “máxima autoridad” en un municipio? NO.La máxima autoridad en un municipio es el Concejo Municipal. Empecemos por conocer cuáles son los elementos de un municipio, tal como lo establece el artículo 8 del Código Municipal:
Leer más