La discriminación en el ámbito laboral

Todos los seres humanos tenemos rasgos que nos hacen diferentes a los demás, asimismo, a lo largo de la vida desarrollamos diferentes habilidades y algunos, también tienen enfermedades que los hacen llevar un ritmo de vida distinto. Aún así, el artículo 4 de la Constitución Política de la República de Guatemala establece que, “En Guatemala todos los seres humanos son libres e iguales en dignidad y derechos […]”, se entiende que existe una igualdad formal entre los ciudadanos, es decir, frente a la ley.

Todos los seres humanos tenemos rasgos que nos hacen diferentes a los demás, asimismo, a lo largo de la vida desarrollamos diferentes habilidades y algunos, también tienen enfermedades que los hacen llevar un ritmo de vida distinto. Aún así, el artículo 4 de la Constitución Política de la República de Guatemala establece que, “En Guatemala todos los seres humanos son libres e iguales en dignidad y derechos […]”, se entiende que existe una igualdad formal entre los ciudadanos, es decir, frente a la ley.

A lo largo de los años, la discriminación no ha desaparecido y gracias a las redes sociales es más fácil evidenciar en todos los ámbitos que el ser humano puede verse afectado por actos de discriminación, esto puede darse desde el seno familiar hasta el ámbito laboral, dependiendo de la etapa de vida en la que la persona se encuentre. 

No se puede mentir respecto a la necesidad y derecho al trabajo que tiene cada persona, pues es la única manera de tener un poder adquisitivo y por consiguiente, mejorar la calidad de vida propia y de quienes lo rodean. Sin embargo, este derecho es difícil ejercerlo en un entorno de discriminación por género, edad y situaciones médicas.

En el 2020, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó un comunicado, en donde la experta Claudia Mahler explicó el incremento de la discriminación por edad a causa de la pandemia COVID-19, recordemos que las personas mayores conformaban un grupo de personas de alto riesgo, debido a las complicaciones que podían sufrir con la enfermedad que los podían llevar hasta a la muerte. Por esta razón, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió un análisis sobre las distintas normas que protegen los derechos laborales y el impacto del COVID-19 en el ámbito laboral, haciendo énfasis en los tipos de discriminación que los trabajadores estaban sufriendo, como el racismo y la xenofobia, además del “estado de salud”, aún sabiendo que la enfermedad era contagiosa, todos tenían que tomar las medidas y no podían realizar acciones que vulneraran el derecho de igualdad, como el despido injustificado basado en la enfermedad. 

Ojalá la discriminación por el estado de salud se hubiese erradicado con la implementación de medidas sanitarias y la vacunación por el COVID-19, pero no. Actualmente ya no solo es el COVID-19 o el VIH SIDA, sino también enfermedades autoinmunes como lupus eritematoso sistémico, fibromialgia, artritis reumatoidea o activa y muchas más. Cada día, el empleador piensa, erróneamente, que son los trabajadores que más problemas dan, por el padecimiento que tienen sin analizar razonablemente que estas enfermedades no son contagiosas o impiden que continúen con su vida cotidiana. 

Basarse en un “estado de salud” no solo constituye un despido injustificado sino además refleja la discriminación con la que estas personas deben de luchar día con día y que por miedo a represalías no son capaces de tomar acciones legales, porque nadie más contratará si se dan cuenta que ha llevado un proceso laboral en contra de sus antiguos empleadores, cuando esto no debería de constituir una causal de impedimento laboral, pero en nuestro entorno estamos acostumbrados a hacer las cosas mal, humillamos y hacemos sufrir a las personas que día a día se levantan muy temprano para cumplir con sus obligaciones laborales con el fin de poder comprar medicina y tener una mejor calidad de vida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más