Las promesas de un futuro cercano

Cuando se es joven es difícil tomar decisiones. Se siente muchas veces como si la vida fuera más una carrera que un camino que disfrutar. ¿Y a qué viene todo esto? Muchas veces se habla que los jóvenes son el futuro de la sociedad, que de ellos depende salir adelante, tomar acciones. Y sí, puede ser cierto, pero muchas veces no es una responsabilidad sencilla de adquirir.

Cuando te sientes desanimado ¿qué te inspira? ¿Qué personaje, frase, qué canción sientes que te mueve a continuar? 

Cuando se es joven es difícil tomar decisiones. Se siente muchas veces como si la vida fuera más una carrera que un camino que disfrutar. ¿Y a qué viene todo esto? Muchas veces se habla que los jóvenes son el futuro de la sociedad, que de ellos depende salir adelante, tomar acciones. Y sí, puede ser cierto, pero muchas veces no es una responsabilidad sencilla de adquirir. 

Hoy he decidido tomar este espacio para dar ese mensaje, no solo a los jóvenes, si no a todas las personas que puedan y lleguen a leer esta columna. Nunca es fácil afrontar un reto. Nunca es sencillo hacer cambios en nuestras vidas. Y como dije al inicio, hay responsabilidades que inherentemente se adquieren, pero muchas veces no se está preparado. Sin embargo, el futuro no debiese ser algo agobiante, ni estudiar una carrera, o escoger un trabajo. Es el paso de la vida lo que lo hace sentir así. 

Cada persona tiene sueños y aspiraciones que conforme pasan los años se van apagando, y no debería ser así. Muchas veces es cuestión de mantener la ilusión de nuestro niño interior. Esa misma ilusión que nos debe impulsar a alcanzar cada una de nuestras metas, sin importar que tan locas parezcan. 

El punto de esta columna es justamente ese, recordarle a quien sea que lo lea, que no importa cuán difícil se ponga la vida, siempre hay una salida. No importa si no ves un camino claro, muchas veces se trata de tropezar, levantarse y continuar. Si estás ante una decisión importante, toma el tiempo de verte no solo en unos meses, sino a años, y piensa si estas decisiones te llevarán a ese lugar. No importa la carrera que elijas, o el trabajo que busques, importa mantener la ilusión de alcanzar tus metas, aferrarte a esos sueños, a esos logros. 

La vida siempre será un ir y venir, y muchas veces perdemos de vista los pequeños detalles, aquellas pequeñas cosas que nos devuelven el placer de andar por este recorrido. No dejemos que nuestras ilusiones se desvanezcan y usemoslas para impulsarnos a lograr las cosas. El futuro puede ser incierto, pero muchas veces solo es incierto el inicio. Al final, en poco tiempo muchas cosas pueden pasar. Porque las metas y sueños de hoy, son las promesas de un futuro cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más