Migajas de amor

Todos en algún momento hemos llegado hambrientos a nuestra casa, esperando encontrar un pedazo enorme de comida para saciar nuestro apetito. Abrimos el refrigerador y lo único que encontramos son pequeños trozos de comida que evidentemente no calmarán nuestra necesidad de comer.

Todos en algún momento hemos llegado hambrientos a nuestra casa, esperando encontrar un pedazo enorme de comida para saciar nuestro apetito. Abrimos el refrigerador y lo único que encontramos son pequeños trozos de comida que evidentemente no calmarán nuestra necesidad de comer. Algunas veces decidimos comer esos pequeños trozos aun sabiendo que no nos saciarán. Bueno, lo mismo cuando se trata de relaciones (ya sea amorosa, de amistad o laboral). Esto es más común de lo que piensas,se le conoce con el término “migajas de pan  (breadcrumbing en inglés). En este artículo nos centraremos en las relaciones amorosas, por lo tanto, les llamaremos migajas de amor y tú te preguntarás:

 ¿Cómo saber si en la relación que tengo estoy recibiendo migajas de amor?

Primero que nada, ¿qué son migajas de amor? Si vas a Google y lo pones en el buscador te va a aparecer que es:

 “Un tipo de vínculo poco sano que busca mantener activo el interés de alguien, aunque no se quiera un compromiso real con esa persona.”

En otras palabras, es cuando una persona únicamente te da falsas ilusiones, pero no quiere nada serio contigo. Terrible, ¿no? Lo más espantoso de esto, son las situaciones que este tipo de relaciones te hacen vivir y algunas de ellas son:

Te mantiene en un conflicto emocional contigo mismo

Cuando estás en una situación así, es muy común que experimentes cambios repentinos en tus emociones y que esto sea derivado a comportamientos que la otra persona tiene contigo, por ejemplo: un día te hace sentir que eres todo y al siguiente te trata como si nada.

Te manipula.

Cada vez que tu intentas hablar sobre lo mal que te está haciendo sentir, esa persona pone todo a su favor y siempre logra confundirte para que tú seas quien se termine sintiendo mal, incluso puedes llegar a sentirte culpable por decirle cómo te hace sentir. No importa cuanto intentes demostrarle lo mucho que le quieres, siempre tendrá una excusa para no estar completamente contigo.

Empiezas a cuestionar tu valor

Tú sabes lo importante que eres y que estás lleno de virtudes, pero al notar que por más esfuerzo que hagas la otra persona no tiene la voluntad de tener el compromiso de una relación contigo, empiezas a cuestionarte tu valor y comienzas a creer que el problema eres tú.

 

Sus acciones y sus palabras no concuerdan

Cuando alguien realmente te quiere y le importas, te lo hace saber con sus actos, cuidándote, haciendo tiempo para ti, realizando actividades contigo, adentrándose en todo aquello que a ti te gusta, enseñándote sus intereses y gustos. Pero cuando alguien solamente está jugando contigo, te va a decir muchas cosas bonitas para “endulzarte el oído”, pero con su actuar te lastimará.

Dependencia emocional

La mayoría del tiempo sabes cuando estás recibiendo migajas de atención y amor por parte de la otra persona, pero te da miedo poner un alto a la situación porque eso significa perderle y con su manipulación, esa persona te ha hecho creer (ya sea con pequeños detalles o palabras) que cambiará, por lo tanto, tu sigues esforzándote para demostrarle cuanto te importa.

Mantener este tipo de relaciones no es sano, el tener que convencer a la otra persona de que tú eres buena opción como pareja, únicamente le da más poder sobre ti. Si alguien no te puede querer de la manera en la que tu necesitas ser querido, no importa que tanto hagas para demostrarle que tú si le quieres, nada va a cambiar su percepción e intenciones contigo. Aferrarte no hará que la otra persona corrija su comportamiento insano hacia ti, al contrario, únicamente lo estás beneficiando dándole control sobre tus emociones. Lo más recomendable es que termines ese vínculo, si tu ausencia no es motivo suficiente para que la otra persona cambie, créeme que tu presencia jamás le motivará a mejorar su actuar contigo. 

Si te has identificado con este artículo, verifica si la relación que tienes está contribuyendo a tu bienestar, al cabo, las relaciones sentimentales son para disfrutar el tiempo y las vivencias que tengas con tu pareja, no para subestimar tu valor como persona, ni para jugar con tu estabilidad emocional.

Te dejo un listado de canciones, con letras relacionadas al tema:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Graves consecuencias genéticas de la endogamia y el incesto

La endogamia según la Real Academia Española (RAE) es “la práctica de contraer matrimonio entre sí personas de ascendencia común” o “el cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.” Cabe recalcar que, dentro de la endogamia, por supuesto, encontramos también el incesto, que según la RAE es “la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.”
Leer más
Leer más

El suicidio: un problema de salud pública

La base de datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre defunciones da cuenta de más de 10 mil suicidios en los últimos 35 años. Es decir, en promedio 312 personas decidieron quitarse la vida anualmente en Guatemala, desde 1986 hasta 2019, según las boletas de defunción que procesan los registros civiles, antes en las municipalidades y desde 2006 en el Registro Nacional de las Personas (RENAP) pero sin duda no es una cantidad sumamente específica.
Leer más