Nana: una bella historia de autodestrucción

La narrativa gira en torno a dos mujeres, Nana Komatsu y Nana Osaki, quienes poseen personalidades distintas, pero sumamente humanas, con todas sus imperfecciones expuestas. El centro de la trama radica en sus vidas entrelazadas y las relaciones que construyen con otros personajes igualmente profundos, complejos y tremendamente humanos. Este anime y manga está impregnado de una gran gama de emociones, desde momentos difíciles y tristes hasta episodios de superación y alegría. Experimentar Nana, ya sea viendo el anime o leyendo el manga, ofrece una experiencia singular y a la vez profundamente conmovedora. Para aquellos que han pasado por momentos de soledad o han enfrentado situaciones de chantaje en relaciones sentimentales, esta historia puede resonar de manera particularmente dolorosa, tocando fibras sensibles y profundas en nuestras experiencias personales.

Oye Nana ¿Recuerdas cómo nos conocimos?

Así comienza la obra de Ai Yazawa, una mangaka conocida por su enfoque en los mangas Josei, destinados a mujeres adultas. ‘Nana’ emerge como la adaptación animada del aclamado manga homónimo. En esta historia se entrelazan elementos intensos, conmovedores y desgarradores, entremezclados con destellos de humor, como una forma de escape ante los dramas que aguardan a cada personaje, no solamente a las protagonistas. Si tuviera que resumir en pocas palabras, diría que es una historia melodramática de dos amigas enfrentándose a las complejidades de la vida… Y, aun así, siento que me quedaría corto ante la variedad de temas y subtemas que acoge la obra.

La trama se desarrolla con Nana Komatsu, una joven alegre en busca de un propósito en su vida que, inevitablemente, parece vincularse a estar en una relación. Su personalidad rebosa de emociones intensas, entregándose por completo a quienes ama, aunque a menudo este compromiso pueda ser rechazado por aquellos a quienes va dirigido tanto amor. Más allá de esta tenue descripción inicial, Nana Komatsu muestra una fuerte dependencia emocional, careciendo de aprecio por sí misma y buscando en otros la determinación que le falta. Con el transcurso de la historia, Nana Komatsu será conocida como Hachi, una referencia a Hachiko, el perro legendario, simbolizando así su constante seguimiento de la otra Nana. Es por ello que a partir de ahora haré la distinción entre Nana Komatsu y Nana Osaki utilizando los nombres ‘Hachi’ y ‘Nana’ respectivamente.

Nana Komatsu y Nana Osaki. Fuente: VIZ Media

Por otro lado, nos adentramos levemente en la personalidad de Nana Osaki. Su encuentro inicial con Hachi sucede en un tren, donde queda impactada por la belleza deslumbrante de esta Nana y su atuendo punk tan llamativo. A simple vista, parecen dos seres opuestos: uno es un arcoíris vibrante, mientras el otro parece envuelto en una sombra más oscura. Al principio, Nana puede proyectar un aura misteriosa, pero en realidad es un personaje profundamente humano. Vive sus emociones con intensidad, ama apasionadamente y sufre con la misma fuerza. Experimenta llanto, tristeza, soledad, pero también risas y transmite la pasión a través de la música. Sin embargo, como todo ser humano, tiene sus defectos; su pasión desmedida a veces desencadena errores y su amor intenso puede tornarse tóxico. Aunque su inteligencia emocional sea más estable (hasta cierto punto), la soledad a veces la afecta más de lo que puede recuperarse.

Evitando revelar tantos detalles de la trama para preservar no dar spoilers, ‘Nana’ se sumerge en las vidas entrelazadas de Nana y Hachi, explorando su compleja relación. Inicialmente, la historia parece un relato de sus vidas cotidianas, fusionando romance, música, drama y comedia en una especie de recuentos de la vida. Sin embargo, esta aparente serenidad es solo la calma que precede a la tormenta. Hachi, debido a su profunda dependencia emocional en sus relaciones románticas, no logra concebir una realidad donde no esté unida a un hombre. Esta perspectiva parece haber sido inculcada en ella desde temprana edad, viéndose así misma principalmente como esposa, convirtiendo este ideal en su meta fundamental. Ai Yazawa nos expone cuestiones arraigadas de machismo estructural a través de Hachi, quien se encuentra atrapada en los confines de los estereotipos de género. Tras esa sonrisa, lamentablemente, se esconde un dolor profundo, y a medida que avanza la historia, sus temores se materializan una y otra vez

Nana Komatsu y Nana Osaki. Fuente: VIZ Media

Nana, perseguida por los fantasmas de su infancia, fue criada bajo la rigidez y conservadurismo impuestos por su abuela, después de que su madre la abandonara a una edad temprana. La dualidad de Nana, madura y rebelde a la vez, es el resultado de su crianza. En su aparente temple y valentía, se esconde el miedo y la soledad, sentimientos que intenta remediar al encontrar en Hachi un refugio. Constantemente, Nana libra una batalla interna consigo misma: por ese amor intenso y destructivo hacia su pareja, por el cariño y amor que siente por Hachi y también está en una constante búsqueda de perfección musical, impulsada por una sensación de menosprecio que la asalta cada vez que se entrega a su pasión. Nana es, en esencia, profundamente humana, con todos los matices que eso conlleva. A pesar de sus esfuerzos por evitar el dolor, este persiste, acechándola en toda la obra.

La historia no se limita únicamente a la dinámica entre Hachi y Nana; también abarca las parejas que han formado parte de la vida de Hachi, aquellos que la han decepcionado y el individuo que la perturba y chantajea, envuelta en falsas ilusiones de amor. Además, se exploran las relaciones entre amigos, algunas más profundas que otras. Surgiendo preguntas sobre si algunos son genuinos amigos de Hachi o simplemente carecen del coraje para comprenderla y enfrentarla. Asimismo, se adentra en los amigos y colegas de Nana, aquellos en quienes ella ha depositado su confianza para seguir creciendo en su carrera musical. Son estas interacciones sociales las que dan forma a la trama, creando conflictos y ofreciendo apoyo cuando más se necesita. En última instancia, la historia se centra en las complejas relaciones humanas que moldean y definen a las dos Nanas.

Una historia muy hermosa y muy intensa. Fuente: VIZ Media.

El anime de Nana consta de 47 episodios que se emitieron entre 2006 y 2007. Sin embargo, el material original, es decir, el manga, abarca 84 capítulos distribuidos en 21 volúmenes. Lamentablemente, debido a problemas de salud de la mangaka, el manga entró en pausa en 2009, dejando un vacío que ha entristecido a numerosos seguidores de la obra de Ai Yazawa. Es importante resaltar que, en 2005, el manga de Nana llegó a ser más popular que incluso One Piece. A pesar de esta prolongada pausa, Nana continúa siendo un anime y manga sumamente apreciado. La llegada de la serie a Netflix ofrece una oportunidad para cautivar a nuevos seguidores, quienes seguramente se verán atrapados por esta hermosa, pero a la vez autodestructiva obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más