Panorama General Del Fenómeno De La Conciencia

La conciencia es un concepto complejo que abarca muchas cualidades y puede tener distintas interpretaciones. Es un fenómeno que ha fascinado e intrigado a los más grandes pensadores de la humanidad a lo largo de la historia, dada sus características tan difíciles de explicar por medio de palabras. Hasta hace relativamente poco, se ha empezado a estudiar desde un punto de vista científico…

La definición de conciencia aún es controversial, es algo que normalmente se tiene que experimentar para poder entenderlo adecuadamente. Con el auge de las neurociencias, principalmente desde un punto de vista neurobiológico, que abarca aspectos neuroanatómicos, histológicos, celulares y moleculares, con su respectiva contribución genética, se han empezado a dilucidar algunas incógnitas relacionadas con su origen e importancia a nivel evolutivo y fisiológico. 

Créditos: 1.bp.blogspot.com

Muchas veces es descrita como un “despertar”, como una cualidad que nos diferencia de las otras especies. Este punto de vista es algo que, en mi opinión, ha incrementado mucho el ego de la humanidad, hasta el punto de no tenerle respeto a las demás especies, tanto de animales como de los demás seres vivos. Nuestra ignorancia nos hace creer que todo lo que vive y que no es humano, no tiene “sentimientos” por el hecho de que no tienen conocimiento de su propia existencia. Actualmente, se plantea que este punto de vista es erróneo, dado que no se puede establecer que la conciencia sea algo indivisible, que no tenga componentes o esté estratificada de alguna forma. 

Antonio Damasio, neurólogo muy reconocido por sus escritos de divulgación científica en neurociencias, expresa que la conciencia tiene dos componentes o subdivisiones. Existe la conciencia central, la cual está confinada espacio-temporalmente, a lo que se conoce como el “aquí y ahora”. Esta conciencia primitiva es la que nos permite tener contacto en cada momento del “presente” con la realidad objetiva, con lo que nos rodea y con las sensaciones internas. Este nivel de conciencia tiene sus limitaciones, pero es un requisito fundamental para que se pueda generar el segundo nivel de conciencia, la conciencia ampliada

Otro rasgo importante de la conciencia central, es que no se da única y exclusivamente en Homo sapiens. Existen algunas especies que presentan las cualidades y las estructuras neuroanatómicas necesarias para poder generarla. Damasio plantea que para que se pueda generar conciencia central, se tiene que tener un prerrequisito, que es la formación del protoser. El conjunto de toda la información del estado tanto interno como externo de un organismo que confluyen en estructuras del tallo cerebral. Se sabe que cuando se encuentran lesionadas, las personas no son capaces de formar conciencia, como lo que sucede en el caso del coma profundo o en el caso del sueño profundo o de tipo No-REM. 

Algo importante a considerar es que un estado de vigilia, no es sinónimo de conciencia. Como se expondrá más adelante, en algunos cuadros patológicos se da el fenómeno en que las personas están en vigilia, pero tienen alteraciones profundas de la conciencia. 

Por otro lado, la conciencia ampliada se basa en un proceso que se conoce como la creación del “ser autobiográfico”, el cual consiste en tener una perspectiva de individuo teniendo en cuenta el pasado, presente y visualizando un posible futuro. Básicamente, se centra en la formación de la identidad de una persona mediante los recuerdos que esta es capaz de almacenar, evocar, en la capacidad de planificar sucesos, pensar e imaginar situaciones hipotéticas que podrían pasar en el futuro. La conciencia ampliada, como podemos ver, es lo que normalmente las personas comúnmente entienden como conciencia en general. 

Los estudios que se han realizado para entender los principios neurobiológicos de la conciencia se han basado principalmente en personas o animales que han adquirido algún déficit neurológico causado ya sea por alteraciones estructurales o funcionales en algún área específica necesaria para la generación de la conciencia, ya sea la conciencia central o la conciencia ampliada. 

Por ejemplo, existe el caso de personas que presentan un cuadro clínico conocido como automatismos epilépticos, que son un tipo específico de crisis epilépticas motoras, muy características de las epilepsias focales que afectan el lóbulo temporal y se caracterizan porque la persona se encuentra en un estado de vigilia a pesar de que se mueve, a veces es capaz de sostener objetos, rascarse, tocar alguna otra parte de su cuerpo o realizar algún otro movimiento que a priori parecería que es voluntario, pero realmente la persona no sabe dónde está, qué está pasando a su alrededor, no reconoce objetos, ni siquiera es capaz de reconocerse a sí misma. 

En este tipo de crisis, está afectada la conciencia central. Dado que la persona no es, ni tiene la capacidad de “conocer”, ya sea algún objeto como un estímulo externo (visual, auditivo, olfativo, gustativo o somatosensorial) o algún objeto interno como algún recuerdo o sensación. Es como que simplemente tuviera movimiento sin saber por qué ni tener el mínimo control de su cuerpo.

Créditos: geomedica.com

Algunos otros trastornos son capaces de alterar la conciencia ampliada dejando intacta la central, como es el caso de las personas que sufren de amnesia global transitoria. Este cuadro se caracteriza por tener una pérdida abrupta de la capacidad de formar nuevos recuerdos y de recordar el pasado. En otras palabras, existe una disrupción del ser autobiográfico y por ende, de la identidad del individuo. 

La persona puede estar en vigilia, actuando de manera normal momento a momento, pero viviendo el presente, literalmente sin tener en cuenta el pasado ni el futuro, por lo que tendrá constantemente cuestionamientos temporo-espaciales, como en donde se encuentra o qué día es, incluso puede llegar a preguntarse quién es, pero no tendrá problemas para interactuar con su entorno. Afortunadamente, es un cuadro autolimitado y no hay recurrencia en la mayoría de casos.

Créditos: neuro-class.com

Estos ejemplos nos dan la pauta para pensar que existen estructuras concretas que pueden ser identificadas y contribuyen en cierta medida o de manera absoluta con la generación de esta cualidad que evolutivamente, es favorable por muchas razones. Pero también plantea muchos dilemas por otra parte. 

Es muy beneficioso para un organismo poder planificar con antelación alguna acción concreta para determinado objetivo relacionado con su supervivencia en su entorno específico, para ello se requiere de tener conocimiento de sus experiencias pasadas, memoria de trabajo u operativa para poder realizar determinadas tareas cognitivas complejas en un momento dado y capacidad para almacenar los nuevos recuerdos en forma de aprendizaje. 

Todos estos, son los grandes logros de la conciencia ampliada y es lo que ha catapultado a nuestra especie, relativamente reciente en términos evolutivos (apenas aparecimos hace 120.000-100.000 años), hacia la cima ejerciendo un dominio casi absoluto sobre todas las demás especies. Otra gran virtud derivada de la conciencia es la capacidad de imaginación, en donde somos capaces de plantearnos escenarios mentales inexistentes, y sentirlos muchas veces como si fueran reales. Es aquí donde yo planteo el dilema de si realmente el hecho de tener conciencia es algo que se puede categorizar como positivo desde una postura absoluta e irrevocable, o si realmente este “poder especial” tiene sus matices y se puede ver como un arma de doble filo. 

El dilema seguirá existiendo, incluso si se llega a dilucidar todo el mecanismo bio-molecular y estructural encargado de producir la conciencia, pero el hecho de estar más cerca de la verdad nos puede volver ineludiblemente más humildes, puede brindarnos serenidad y hacernos más conscientes de lo que verdaderamente es importante en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más