Procrastinación: no lo dejes para mañana

La procrastinación es el resultado de la lucha constante entre el cerebro instinto contra el cerebro racional. Aprende sobre tipos de procrastinadores y algunos consejos para ser más productivo.

Etimológicamente, la palabra procrastinación viene del latín: pro, adelante y crastinus, mañana. Por lo tanto, se puede decir que la procrastinación es la tendencia a perder tiempo, demorar o posponer intencionalmente tareas o situaciones en lugar de afrontarlas.

¿Por qué dejamos las cosas para mañana?

Fuente: PQS

La procrastinación es el resultado de la lucha entre el cerebro emocional y el cerebro racional. Por un lado, nuestro cerebro instintivo o emocional, que es rápido, enérgico y visceral, únicamente piensa en el ahora y no le importa el mañana. Mientras tanto, nuestro cerebro racional, el que piensa y analiza, el que reflexiona y le cuesta actuar, es más prudente y piensa en el futuro.

Una de las características de la procrastinación es que tenemos la intención de realizar la tarea tarde o temprano, porque de alguna manera sabemos que su realización es algo por lo que tenemos que pasar.

Además, puede llevarnos a actitudes compulsivas o muy intensas, las cuales sirven para evadir la responsabilidad principal. Entre estas acciones se pueden mencionar: comer mucho, jugar videojuegos, tiempo excesivo en redes sociales, entre otras. Todas ellas para recibir una gratificación instantánea. 

Existen distintos tipos de procrastinadores dependiendo del factor que mayor peso tenga en cada persona. Principalmente podemos mencionar:

  • Expectativa: baja confianza en uno mismo
  • Valor: dependencia de la recompensa y ser propenso al aburrimiento
  • Impulsividad: no puede esperar
Fuente: Margarita Suárez Vélez

Expectativa

Hay procrastinadores por exceso y por falta de optimismo. El exceso de optimismo los lleva a no actuar, esperando sentados que ocurra un milagro, queriendo la mayor recompensa con el mínimo esfuerzo. Pero al contrario del exceso, la mayoría son pesimistas y no son conscientes de sus capacidades, por lo que no llegan a intentarlo.

Valor

Este tipo de procrastinadores son propensos al aburrimiento. Las tareas que no les agradan tanto son las que suelen posponer, sobre todo cuando son repetitivas, monótonas y sencillas. Si resulta muy difícil, se frustran y las abandonan. Pero si son demasiado fáciles, se aburren y eventualmente también las dejan.

Impulsividad

Éste es el elemento central de la procrastinación, porque lo que realmente sabotea todo es la impulsividad.

¿Cómo lo solucionamos?

  • Aprendiendo a gestionar las emociones, pues en ocasiones los bloqueos se generan de forma inconsciente, creyendo que puede ocurrir algo peligroso al realizar la acción
  • Desarrollar la confianza en nosotros mismos, pues muchas veces no somos capaces de tomar decisiones
  • Desafiar la pereza
  • Generar entusiasmo por el cambio
  • Organización, planificación y aprender a gestionar el tiempo
  • Vencer la resistencia establecida dando pasos pequeños o fijándonos metas a corto plazo. Esto lo podemos lograr separando las actividades en tareas más pequeñas
  • Reconocer los pequeños logros y establecer una recompensa por afrontar la situación
  • Evitar elementos que pueden distraernos: la televisión o el teléfono

En la siguiente infografía te dejo algunos consejos para ser más productivo:

Elaboración propia.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Con cuánto tiempo de anticipación debo de avisar mi renuncia?

A lo largo de nuestras vidas, la mayoría hemos pasado por este escenario. Ya sea por diversas causas, crecimiento profesional, económico, nuevos retos, entre otros. Sin embargo, al estar cerca de poder dar la noticia a nuestros superiores, entran varias cuestionantes. Una de ellas es, ¿cuál es el tiempo de anticipación con el que debo de avisar?, acompáñanos en este artículo en el cual te explicaremos a grandes rasgos como se establece en el marco legal de nuestra República.
Leer más
Leer más

¿Cómo defenderse de los cobradores telefónicos?

Lucia es una guatemalteca promedio. Labora de sol a sol para poder hacerse de un salario que apenas, cubre las necesidades mínimas, suyas y de sus familiares. Para ella, llegar a su casa debería ser el símbolo del final de sus labores; sin embargo, el sonido del teléfono se está convirtiendo en una amarga costumbre. La tarea de evadir a los gestores de cobros.
Leer más