¿Qué tienen en común las ultimas tres pandemias de Coronavirus?

En los últimos años, la humanidad ha enfrentado el impacto ineludible de tres pandemias de coronavirus: el SARS, el MERS y, más recientemente, la devastadora COVID-19. Estos episodios han trascendido las barreras de la salud global, reconfigurando nuestra percepción y generando una imperiosa necesidad de desentrañar los factores subyacentes que conectan estas crisis. En cada brote, se revela una intrincada red de conexiones que exige una comprensión más profunda y reflexiva.

Los coronavirus constituyen un extenso grupo de virus que afectan a diversos animales, incluyendo a los seres humanos, y son responsables de numerosas enfermedades. Reciben su nombre debido a las proteínas en forma de espiga que forman una corona en la superficie de sus membranas.

Algunos coronavirus que afectan a los humanos suelen desencadenar enfermedades del tracto respiratorio superior, como el resfriado común. Las únicas enfermedades graves conocidas en humanos causadas por coronavirus son el SARS, el MERS y la COVID-19. Más allá de sus diferencias superficiales, estas crisis comparten elementos fundamentales que revelan conexiones profundas y lecciones cruciales.

Las últimas tres pandemias causadas por coronavirus comparten los siguientes elementos:

Murciélagos

Los murciélagos actúan como reservorios naturales y vectores de diversos microbios con capacidad para infectar tanto a animales como a seres humanos. La interacción entre murciélagos y otros seres vivos facilita la transmisión de diversas especies de microorganismos patógenos, propiciando el surgimiento de nuevos brotes de enfermedades.

Se sugiere que la mayoría de las recientes pandemias de enfermedades por coronavirus se originaron en murciélagos. Estos mamíferos albergan más de 200 nuevos coronavirus y probablemente actúan como fuente y huéspedes naturales de todos sus linajes y variantes. Diversas especies de murciélagos albergan al menos 61 virus potencialmente zoonóticos, resistentes y capaces de recombinarse, propagando zoonosis graves debido a sus características fisiológicas, ecológicas e inmunológicas únicas, como su capacidad de vuelo.

Sin embargo, no todo lo asociado con estos seres vivos es perjudicial. Estos mamíferos voladores desempeñan un papel fundamental al proporcionar valiosos servicios ecosistémicos. Contribuyen activamente en la polinización de flores y la dispersión de semillas, beneficiando a cientos de especies de plantas. Además, desempeñan un papel crucial en el control de poblaciones de insectos y plagas, destacándose como aliados esenciales en la preservación del equilibrio natural.

Intensificación de la agricultura y aumento de la demanda de proteína de origen animal

La aparición de brotes de enfermedades coronavíricas se vincula directamente con la acelerada y creciente intensificación de prácticas de consumo. Esta tendencia puede atribuirse al aumento per cápita de la demanda de carne, leche y huevos de origen animal, necesario para satisfacer las necesidades de una población mundial en constante crecimiento y cada vez más exigente.

Los recientes coronavirus también se asocian al excesivo aprovechamiento de especies silvestres, las prácticas comerciales y la intensificación de la cría, caza y comercio, ya sea legal o ilegal, de animales salvajes. Además, en esta categoría, podemos mencionar:

Mercados tradicionales

Tanto el SARS-CoV como el SARS-CoV-2 han sido vinculados con los mercados informales tradicionales, también conocidos como ‘mercados mojados’. Estos mercados ofrecen carne fresca, pescado y otros productos agrícolas perecederos. En algunos casos, se comercializan aves de corral vivas, animales domesticados, así como productos acuáticos como peces, mariscos y diversas especies de animales silvestres. Cabe destacar que en estos mercados tradicionales, los productos pueden provenir de diversas partes del mundo, incluyendo especies exóticas de otras regiones del planeta.

Hay un consenso general en torno a la percepción de que los mercados informales, especialmente aquellos que comercializan animales domésticos y silvestres, ya sea vivos o muertos, o que carecen de higiene adecuada, pueden representar un riesgo epidemiológico. Sin embargo, existe divergencia de opiniones entre los expertos sobre si se deben imponer regulaciones más estrictas a los mercados de animales vivos, mejorarlos progresivamente con la colaboración de los vendedores, o prohibirlos por completo para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades.

Es importante destacar que la implementación de regulaciones rigurosas para los alimentos suele ser complicada en contextos de gobernanza deficiente. Además, la prohibición de productos populares a menudo resulta en un desplazamiento hacia el mercado negro.

Los mercados informales de productos frescos o tradicionales ofrecen numerosos beneficios a las personas, como precios bajos, fácil acceso, disponibilidad de productos frescos y alimentos tradicionales preferidos, oportunidades de generación de ingresos para las mujeres, independencia para los trabajadores y atractivo para los turistas. Sin embargo, estos beneficios individuales deben ser evaluados considerando el bienestar global de la humanidad, incluida la población local, especialmente en lo que respecta a la prevención de brotes de enfermedades y pandemias mundiales.

Idealmente, se busca encontrar soluciones que preserven los beneficios de los mercados tradicionales y, al mismo tiempo, mitiguen sus riesgos.

Elevado costo económico

Los tres recientes brotes de coronavirus en humanos (MERS, SARS y COVID-19) han mostrado una tasa de mortalidad relativamente baja en comparación con epidemias históricas, algunas de las cuales causaron la muerte de hasta el 90% de las poblaciones afectadas. Sin embargo, estos brotes han presentado una letalidad considerablemente alta en comparación con los resfriados o la gripe estacional, y han provocado alteraciones sociales intensas.

Las tres últimas pandemias de coronavirus (SARS, MERS, COVID-19) han acarreado un elevado costo económico. Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, las pérdidas acumuladas de producción debido a la pandemia de COVID-19 podrían rondar los 9 billones de dólares en los últimos dos años.

Reflexiones y Desafíos Tras Tres Pandemias de Coronavirus

En el rastro de estas tres pandemias de coronavirus, la humanidad se encuentra en una encrucijada de aprendizaje y acción. Más allá de los desafíos y pérdidas económicas, estas crisis nos han proporcionado lecciones cruciales sobre la interconexión entre la salud humana, la actividad animal y la sostenibilidad global. A medida que reflexionamos sobre nuestro pasado reciente, surge una oportunidad: la oportunidad de abrazar soluciones innovadoras que preserven la salud, mitiguen riesgos y fortalezcan la resiliencia global.

La historia de las pandemias de coronavirus nos ha enseñado que, aunque enfrentemos la incertidumbre, nuestro compromiso con la ciencia, la cooperación internacional y la responsabilidad compartida puede allanar el camino hacia un futuro más saludable y próspero para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Cómo funciona la minería en Guatemala?

El origen de la minería recae sobre los habitantes prehispánicos que empezaban a utilizar algunos minerales y rocas para la fabricación de herramientas y artículos ostentosos. Para las sociedades antiguas, la adquisición y transformación de estas materias primas era importante, a tal grado, que actualmente se puede observar el nivel tecnológico
Leer más
Leer más

Graves consecuencias genéticas de la endogamia y el incesto

La endogamia según la Real Academia Española (RAE) es “la práctica de contraer matrimonio entre sí personas de ascendencia común” o “el cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente.” Cabe recalcar que, dentro de la endogamia, por supuesto, encontramos también el incesto, que según la RAE es “la relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.”
Leer más