Temporada de lluvias y sus repercusiones en la población

Según la Fundación para la Conservación del Agua de la Región Metropolitana de Guatemala (FUNCAGUA) y el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanologia, Meteorologia e Hidrología (INSIVUMEH) la temporada de lluvias en Guatemala dura en promedio desde el mes de mayo a octubre, por lo que dura aproximadamente 6 meses cada año y afecta de múltiples formas a la población.

Durante el presente 2024, sí que hemos padecido de una temporada de verano bastante calurosa y con ello, consecuencias a nivel de salud. Tales como aumento en casos de insolación, quemaduras por el sol, deshidratación aguda, entre otras, pero dicha temporada de verano está llegando a su fin y con su partida, se avecina la temporada de lluvia en el país.

Según la Fundación para la Conservación del Agua de la Región Metropolitana de Guatemala (FUNCAGUA) y el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanologia, Meteorologia e Hidrología (INSIVUMEH), la temporada de lluvias en Guatemala dura en promedio desde mayo hasta octubre. Es decir, aproximadamente 6 meses y afecta de múltiples formas a la población.

Para empezar, podemos mencionar las consecuencias ambientales que afectan al ecosistema, como las inundaciones que se presentan por las lluvias intensas en diferentes regiones del territorio nacional.

El INSIVUMEH recomienda que, si se habita en un área cercana a cualquier cuerpo de agua, caudal o aguas abajo de una presa, es prudente estar preparados para enfrentar las posibles inundaciones y responder adecuadamente a la emergencia. 

Otra de las consecuencias más comunes, es el reblandecimiento de los suelos por la infiltración del agua, que, con el aumento de la tala de árboles debido a la urbanización, facilita el desprendimiento de la masa de tierra en las laderas de los cerros, montañas, barrancos o cortes de caminos a los costados de las carreteras o autopistas.

Foto: La Visión Periódico, 2022

Según datos presentados por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) en Guatemala, durante la temporada de lluvias del 2022, como consecuencia de las mismas, se registraron al menos 24 muertos y más de 1,77 millones de afectados. También se registraron 911 incidentes que datan desde derrumbes, hasta inundaciones.

Las estadísticas oficiales de CONRED demuestran que la mayor parte de víctimas afectadas, se ubican en los departamentos de Alta Verapaz y Escuintla, con 8 y 5 fallecidos respectivamente.

También se registró que el número de guatemaltecos afectados en total durante 2022 fue de 1,772,187. Mientras que los damnificados fueron aproximadamente 3,426, 7,301 evacuados, 874 albergados y 16,696 atendidos por bomberos y paramédicos durante las evacuaciones y rescates.

Según las autoridades de protección civil, las lluvias destruyeron durante el 2022:

  • 4 carreteras
  • 24 puentes
  • 218 viviendas aproximadamente

También fueron afectadas parcialmente:

  • 239 carreteras
  • 47 puentes
  • 130 escuelas
  • 2,552 casas se reportaron con daños moderados y 656 con leves
Foto: Agencia Guatemalteca de Noticias AGN, 2022

¿Cómo afecta la temporada de lluvias a nuestra salud?

Con el inicio y desarrollo de la época de lluvia, se presentan múltiples situaciones que pueden afectar nuestra salud. Las más comunes e incidentes son por supuesto, afecciones de tipo respiratorio, como tos, gripe, resfriados, rinitis, entre las más conocidas o leves. Aunque también pueden presentarse cuadros respiratorios más graves, como sinusitis, neumonía, influenza, entre otras, que requieren de atención médica.

Es usual que, a su vez, aparezcan con mayor frecuencia cuadros alérgicos, tanto a nivel respiratorio, como a nivel de piel e incluso ojos y oídos.

También podemos notar el aumento de casos de afecciones gastrointestinales propias de la temporada lluvias, por el mal manejo de alimentos, contaminación cruzada por medidas deficientes de higiene, contaminación de las fuentes de riego para frutas, verduras y hortalizas e incluso, por contaminación directa por la lluvia durante el transporte de los alimentos.

Foto: Instituto Guatemalteco de Seguridad Social IGSS, 2023

Además de lo mencionado, también se presenta un aumento en la incidencia de infecciones parasitarias y por picaduras de insectos, entre las cuales podemos mencionar:

  • Dengue
  • Chikungunya
  • Zika
  • Malaria
  • Fiebre tifoidea
  • Cólera
  • Hepatitis A
  • Leptospirosis
  • Evitar tener descubiertos los depósitos de agua como cisternas, pozos, baldes, garrafones, piscinas en casa, jacuzzis  y cualquier otro depósito de agua grande o pequeño.
  • Lavarse las manos antes de consumir alimentos, después de utilizar el servicio sanitario, antes de manipular cualquier alimento o cocinar, antes de tocarse la cara, al llegar a casa del exterior, después de realizar actividades físicas al aire libre y en cualquier situación que sea necesaria tanto en casa como en el exterior.
  • Consumir agua potable únicamente de fuentes confiables para su ingesta.
  • Usar mosquiteros y repelente para evitar la picadura de mosquitos y otros insectos.
  • Cambiar el agua y limpiar rutinariamente los bebederos de las mascotas y los floreros.
  • Desechar la basura acumulada en patios y áreas al aire libre de forma adecuada y evitar la acumulación de agua de lluvia u otra fuente en las mismas. 
  • Utilizar ropa adecuada para el invierno, como ropa de manga larga y pantalones largos, chaquetas, bufandas, guantes, gorros e impermeables.
  • Utilizar mascarilla o cubre bocas de ser necesario al estar en contacto con el exterior, sobre todo si se sabe que tendrá contacto con personas que ya presentan síntomas de carácter respiratorio o si se dirige de viaje a áreas que comúnmente se mantengan contaminadas.
  • Evitar viajes recreativos a zonas donde sea conocida la residencia de mosquitos o zancudos de forma habitual.
  • Lavar y desinfectar los alimentos de forma correcta antes de consumirlos y/o cocinarlos.
  • Cocinar de forma adecuada todos los tipos de carnes para prevenir infecciones gastrointestinales.
  • Resguardar con todas las medidas de prevención posibles a grupos vulnerables como neonatos, niños/as y adultos de la tercera edad, ya que son más susceptibles a contraer cualquier infección durante la temporada de lluvias. Al igual que mujeres en estado de gestación, personas con enfermedades crónicas o sistema inmune debilitado por el Virus del VIH o pacientes con quimioterapia reciente o en curso.
  • Fomentar todas las medidas de prevención mencionadas anteriormente en su entorno.

Si se manifiestan síntomas o signos de alguna de las afecciones mencionadas, es importante acudir al centro médico más cercano, para que se le proporcione el tratamiento oportuno de forma temprana y prevenir a su vez el empeoramiento del cuadro clínico. 

Es fundamental también contar con el esquema completo de vacunación pediátrica y del adulto, específicamente la vacuna contra la influenza y neumococo.

Referencias:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

¿Cómo funciona la minería en Guatemala?

El origen de la minería recae sobre los habitantes prehispánicos que empezaban a utilizar algunos minerales y rocas para la fabricación de herramientas y artículos ostentosos. Para las sociedades antiguas, la adquisición y transformación de estas materias primas era importante, a tal grado, que actualmente se puede observar el nivel tecnológico
Leer más