Un recorrido por la historia del cine guatemalteco

La industria cinematográfica en Guatemala no ha tenido un camino fácil a lo que es hoy en día, y aun así, falta mucho trabajo por hacer. Hay años en los cuales una película resuena y logra cruzar las fronteras del entretenimiento para atraer ojos internacionales hacia el cine de nuestro país, desafortunadamente, esto es una excepción más que una regla como veremos a continuación.

No es ningún secreto que ser artista en Guatemala es difícil. Los que quieren dedicarse a esta profesión deben migrar para obtener la preparación, red de contactos y oportunidades que les permitan subsistir de su arte. Es por ello que los filmes que más impacto han logrado son los que han sido producidos en colaboración con otras naciones, ya que esto proporciona una fuente de financiamiento y difusión que simplemente no es asequible con recursos puramente nacionales.

Si bien Guatemala no ha gozado de los avances cinematográficos al mismo nivel que otros países de Latinoamérica, a lo largo de su trayectoria se han producido largometrajes y cortometrajes que han abarcado diversos géneros como el drama, la comedia y el documental, tocando temas sociales, culturales y coyunturales que han dejado una marca indeleble en el celuloide. Echemos un vistazo a algunas de las películas más importantes:

El Sombrerón:

El Sombrerón; Imagen por Guatemala Films

Producida en 1950, El Sombrerón es el primer largometraje hecho completamente por Guatemala y dirigido por Guillermo Andreu y Eduardo Fleischman. Basado en la popular leyenda folklórica, la cinta toma elementos de la misma para contar una historia trágica y sobrenatural sobre un triángulo amoroso entre El Sombrerón (Octavio Paíz), Santiago (Luis Rivera) y Chabela (Virginia Aguirre). 

Los eventos mostrados en el filme son relatados por un sacerdote que, después que un capataz de finca le dice que alguien se ha estado robando a sus vacas y que los campesinos han visto a alguien con un gran sombrero realizar los hurtos, empieza el relato señalando que un hombre de aspecto similar llegó a confesarse una noche. La confesión es la que sienta las bases para la trama central del filme.

Näskara:

Näskara; Imagen por TV USAC

Proyectado por primera vez en competencia en el Festival de Cine de Cannes en Francia, en 1953, este fue el primer cortometraje producido en Guatemala y en gozar de ese tipo de plataforma para su lanzamiento; desafortunadamente estuvo perdido hasta que su productor, Rafael Chacón, logró localizar una copia en México en 2019.

Ambientado en 1943 y 1944, el corto cuenta la historia de María (Estela Inda), una mujer indígena que vive en Santiago, Atitlán, quien busca justicia para su hermana Rosa, luego que ella y su bebé, producto de una violación del hijo de su patrón, fallecen durante labor de parto.  Durante 38 minutos se puede observar la lucha de María en contra del sistema machista que deja impunes este tipo de crímenes y que perdura en la actualidad. Su viaje la lleva desde su pueblo natal, a Panajachel, Sololá y finalmente, hasta a la ciudad capital donde presencia la Revolución del 20 de octubre.

When the Mountains Tremble:

When the Mountains Tremble; Imagen por Skylight Pictures

La dictadura militar trajo consigo sus propios obstáculos para el cine nacional. Esta es una de las pocas películas producidas en la década de los 80 en Guatemala, la otra siendo una película de ficción titulada Tahuanka, el gran señor de la selva en 1986. Este documental, dirigido por Pamela Yates y Newton Thomas Sigel, fue producido en 1983 en colaboración con Estados Unidos, lo cual le permitió mostrar imágenes crudas de la guerra civil de Guatemala. 

El filme contiene una serie de relatos contados por Rigoberta Menchú en relación al Conflicto Armado Interno y dramatiza algunos eventos relacionados con el golpe de Estado a Jacobo Árbenz y el sentimiento anticomunista que predominó en Guatemala como resultado de la intervención del gobierno estadounidense y la United Fruit Company. A través de testimonios de comunidades indígenas y secuencias crudas mostrando matanzas en las aldeas. Esta cinta mantiene viva la lucha de los pueblos de aquel entonces y que hasta la fecha aún perdura.

Yates realizó otro documental en 2011 llamado Granito: How to Nail a Dictator, que contiene declaraciones de Efraín Ríos Montt ordenando la tortura y asesinato de grupos de indígenas, mismas que fueron utilizadas en su contra en su juicio por genocidio.

El silencio de Neto:

El silencio de Neto; Imagen por Maya Media Corp.

Lanzada en 1994 y dirigida por Luis Argueta, El silencio de Neto tuvo su estreno en el Festival de Cine de Sundance y tiene la distinción de ser la primera película guatemalteca en ser seleccionada para representar al país para la categoría de mejor película internacional en los premios Oscar, mas no logró la nominación.

La cinta es un coming-of-age que gira en torno a un niño llamado Neto (Óscar Almengor) que sufre de asma y es sobreprotegido por su familia. El fallecimiento de su tío Ernesto (Herbert Meneses), el único familiar que lo alienta a ser aventurero y hacer cosas por sí mismo, es el detonante para que Neto se descubra a sí mismo. Los eventos de la trama se muestran como recuerdos y se sitúan en junio de 1954, durante el último mes del gobierno de Jacobo Árbenz, cuyo derrocamiento por un golpe de Estado da lugar a una serie de sucesos que transforman la vida de Neto y su familia.

Puro Mula:

Puro Mula; Imagen por Best Picture System

Realizada en 2011, Puro Mula es una comedia situacional, dirigida por Enrique Pérez Him, que demostró la aceptación local que puede llegar a tener el cine nacional. La película fue un evento en cines durante ese año y es quizás la cinta guatemalteca de este género que ha tenido mejor desempeño con la audiencia.

Joel (Domingo Lemus) es un hombre de 28 años, desempleado, que vive con su padre y no hace más que embriagarse y tocar guitarra. Un día su hermana llega a pedirle que cuide a su sobrino de 6 años en lo que ella hace unos mandados. Joel acepta a regañadientes, pero no sabe qué hacer para entretener al niño, por lo que lo deja jugando Gameboy en la sala mientras toma una siesta. El niño se sale de la casa y Joel debe encontrarlo antes que su hermana se entere que lo ha perdido. Este descuido aunado a las “muladas” de Joel, hacen de esta película una divertida aventura.

Ixcanul:

Ixcanul; Imagen por La Casa de Producción

Una colaboración entre Guatemala y Francia, la ópera prima del director Jayro Bustamante, Ixcanul, fue un hito para el cine guatemalteco en el 2015. Fue proyectada por primera vez en el Festival de Cine Internacional de Berlín (Berlinale) y fue la segunda película seleccionada para representar a Guatemala en los premios Oscar para mejor película internacional, sin lograr la nominación.

La cinta gira en torno a María (María Mercedes Coroy), una joven indígena que vive con su familia en una aldea en las faldas del volcán de Pacaya y que debe lidiar con las consecuencias de un embarazo no deseado. La película muestra como María y su madre, Juana (María Telón), son afectadas por temas como el matrimonio arreglado, la migración ilegal, el aborto, el racismo y el tráfico de menores. Todos tratados con un excepcional cuidado cultural por parte de Bustamante, quien filmó la mayoría de la película en kaqchiquel, una lengua nunca antes utilizada en el cine.

José:

José; Imagen por YQstudio

José es una película de temática LGBTQ+ dirigida por Li Cheng que salió en 2018 y no solo es uno de los primeros largometrajes en mostrar las realidades de ser gay en Guatemala, también es el primer filme centroamericano en ser presentado en el Festival de Cine Internacional de Venecia.

La historia de José (Enrique Salanic) nos muestra a un joven que vive con su madre, que no sabe que él es gay y a quien le toca trabajar desde temprana edad para apoyar en casa. Durante su jornada laboral en zona 4, aprovecha para buscar sexo casual en las aplicaciones de citas en su celular, lo cual lo lleva a conocer a Luis (Manolo Herrera) con quien empieza una relación que le cambiará la vida.

Nuestras madres:

Nuestras madres; Imagen por Pyramide Films

Coproducida por Guatemala y Bélgica, Nuestras madres tuvo su estreno en el 2019 en el Festival de Cine de Cannes en donde su director, César Díaz, ganó la Cámara de Oro, primera película guatemalteca en obtener ese galardón.

La película cuenta la historia de Ernesto (Armando Espitia), un antropólogo que trabaja identificando a víctimas de desaparición forzada durante el Conflicto Armado Interno. Al escuchar testimonios de familiares de las víctimas, Ernesto cree tener una pista sobre el paradero de su padre, un guerrillero que desapareció durante la guerra civil, por lo que se termina involucrando más allá de lo profesional ayudando a las madres de los desaparecidos a obtener una resolución identificando sus cadáveres, mientras él mismo busca cerrar el doloroso capítulo de su padre.

La Llorona:

La Llorona; Imagen por La Casa de Producción

Otro logro de Jayro Bustamante, esta producción colaborativa entre Guatemala y Francia, lanzada en 2019, es sin duda la película más exitosa en la historia del cine guatemalteco. Proyectada por primera vez en el Festival de Cine de Venecia y posteriormente en el Festival Internacional de Cine de Toronto, La Llorona cosechó varios logros, entre ellos, ser la primera película guatemalteca en ser nominada al Globo de Oro. También ser nombrada en la lista de corta de 15 filmes para mejor película internacional en los Oscar, siendo la película que más cerca ha estado de lograr la nominación. Finalmente, The Criterion Collection, una compañía de distribución que se encarga de preservar y distribuir cine de autor lanzó la película en blu-ray en el 2022.

Similar a El Sombrerón, La Llorona hace uso de elementos de la leyenda para contar una nueva historia sobre un dictador llamado Enrique Monteverde (Julio Díaz), basado en Efraín Ríos Montt, quien está en juicio por cometer genocidio en contra de las comunidades mayas. La familia de Monteverde debe lidiar con los testimonios de las víctimas durante el juicio y los manifestantes que protestan en las afueras de su casa. Entre todo el tumulto, la llegada de Alma, una mujer indígena que llega a trabajar a la casa de criada, poco a poco empieza a atormentar al dictador con los lamentos que caracterizan a este famoso personaje folklórico guatemalteco.

El silencio del topo:

"El silencio del topo. Imagen por: Asombro Producciones."

Este documental de Anaïs Taracena tuvo algunas proyecciones en 2022 y fue seleccionado para representar a Guatemala en los premios Oscar, siendo el primer documental en ser seleccionado, desafortunadamente sin lograr ser nominado.

A través de la memoria histórica, testimonios y la restauración de imágenes nunca antes vistas de la guerrilla y protestas durante las décadas de los 70 y 80, Taracena nos cuenta la historia del periodista Elías Barahona, alias “El Topo”, quien mientras trabajaba como secretario de prensa de Donaldo Álvarez, ministro de Gobernación del presidente Romeo Lucas García (1978-1982), en realidad estaba infiltrado para darle inteligencia a la oposición. El documental muestra cómo este gobierno se encargaba de asesinar y desaparecer en grandes números a personas que se oponían a su régimen y los desafíos por los que tuvo que pasar Barahona para sobrevivir esta época tan dura y sangrienta de Guatemala.

El cine nacional necesita plataformas

Es importante añadir que instituciones como Casa Comal se han encargado de llevar a cabo eventos como el Festival Ícaro desde 1998, que tienen como fin darle una plataforma al cine nacional, al igual que ofrecer carreras en su escuela para personas que deseen formarse e incursionar en la industria cinematográfica del país.

Esta es solo una pequeña muestra resaltando las películas más destacadas en la historia guatemalteca; sin embargo, el cine nacional es una industria que aún no ha logrado explotar al máximo su potencial y que requiere, no solo el apoyo de la audiencia, pero también del gobierno para fomentar su producción y supervivencia, ya que actualmente vivimos en un sistema que no tiene a los artistas como elemento esencial para el desarrollo de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente responsabilidad de su autor. Revista Telégrafo firme con su compromiso de promover el pensamiento crítico y libertad de expresión en la sociedad guatemalteca, brinda espacios abiertos, auténticos y sin filtros para que personas de distintos sectores de la sociedad puedan expresarse, sin embargo, la publicación de este artículo no supone que el medio valide su argumentación o la verdad de sus conclusiones.
You May Also Like
Leer más

Logorama: Un ejercicio para repensar las marcas

Un nuevo día, el sol sale junto al cantar de los pájaros. A tempranas horas ya hay movimiento en esta inmensa ciudad. Desde ya nos presentan las personalidades de nuestros primeros personajes, policías hablando sobre el zoológico y lo depresivo que puede ser, hasta que de repente visualizan a un aparente criminal y empieza una feroz persecución.
Leer más